COMPARTE


Los caficultores cuentan con pocas herramientas para afrontar el cambio climático. (Foto Archivo)

EFE

Plagas y enfermedades como la broca, la roya y el ojo de gallo, podrían reaparecer con fuerza a raíz de los drásticos cambios del clima, alertó hoy un científico en la XXV Conferencia Internacional sobre Ciencia del Café que finalizó este martes en la ciudad colombiana de Armenia.

“Se pensaba que el cambio climático iba a afectar al café poco a poco, pero se están reportando choques producto de transformaciones drásticas y caóticas, como muy poca o mucha lluvia”, explicó a Efe el investigador del Centro Internacional para la Biociencia en la Agricultura (CABI, por su sigla en inglés), Peter Baker.

Según Baker, los hongos de la roya y el ojo de gallo y la plaga de la broca, un insecto que coloniza los frutos durante su etapa de maduración, podrían volver a convertirse en una amenaza para los caficultores del mundo.

El investigador aseguró que el incremento en estas plagas y enfermedades, que podría presentarse en cuestión de meses o años, se debe a la variabilidad en la temperatura y la falta de dinero para monitorear y adelantar investigaciones sobre el tema.

“El productor no está recibiendo una buena recompensa por todo su trabajo y esto genera que no pueda destinar recursos para mitigar el impacto del cambio climático”, explicó.

Agregó que los caficultores cuentan con pocas herramientas para afrontar el cambio climático y que países de África y Latinoamérica resultan ser los más afectados por esta problemática, recrudecida por la deforestación.

En el continente africano, especialmente en el este, las frecuentes sequías afectan los cultivos de café; mientras que en América Latina las inundaciones y lluvias son las causantes de daños en las plantaciones.

“Hay muchas charlas, proyectos y evaluaciones, pero a nivel global se ha logrado poco. Además, hay una dificultad para que la ciencia corrobore los datos sobre este tema”, afirmó.

El experto sugiere la recolección de agua lluvia, el uso estratégico de las sombras para el cuidado de las plantas y la protección del suelo, entre otras, como medidas para mitigar el impacto de los cambios en el clima.

CABI, una organización fundada en el Reino Unido en 1910 que ejecuta proyectos científicos relacionados con agricultura y medioambiente, ha emprendido iniciativas relacionadas con la producción del café y el impacto del cambio climático en Brasil, Centroamérica y Colombia.

A partir de estos proyectos, que pretenden proveer herramientas para que los productores mitiguen los efectos del clima, su grupo de trabajo reportó la deserción de “muchos caficultores que abandonan” su actividad ante la falta de rentabilidad.

“Está pasando en todos los países, en las partes marginales”, concluyó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.