COMPARTE


Las taquillas de las aerolíneas no cuentan con personal. (Foto José López)

Cindy Rodríguez Terán || [email protected]

Transcurre más de la mitad del mes de enero, el Aeropuerto Internacional General Bartolomé Salom, de Puerto Cabello, luce desolado. Cumplió diez meses desde su reinauguración y tres desde que las únicas líneas áreas activas, Conviasa y Aeropostal, suspendieron indefinidamente sus vuelos, por los momentos solo llegan aviones pequeños privados, como se evidencia en sus instalaciones e información confidencial de algunos empleados.

En octubre Conviasa suspendió los dos vuelos que ofrecía en la terminal área, la ruta Porlamar – Puerto Cabello – Maracaibo, y viceversa, los días lunes y viernes, respectivamente. Luego, Aeropostal siguió los mismos pasos. Al parecer debido a la imposibilidad de aterrizar en horas nocturnas por la falta de luces de aproximación. Esta aerolínea ofrecía un vuelo desde Margarita hasta el municipio porteño con retorno nuevamente al aeropuerto Santiago Mariño.

Cuando faltaban dos meses para culminar el año, Roberto Gruber, quien era gerente general de la terminal área, difundió en informaciones publicadas en un medio local que para el 15 de diciembre ambas aerolíneas activarían nuevamente los vuelos. Pero varios porteños quedaron desconcertados cuando se dirigieron a las taquillas para comprar sus boletos y nadie les dio información oficial, solo les decían que los vuelos estaban suspendidos hasta “nuevo aviso”.

Se suman más de 90 días y las modernas instalaciones, cuya inversión fue calculada en 396 millones de bolívares en la primera fase, lucen solas. Las taquillas de las dos aerolíneas no cuentan con personal, el área de Información es solo un escritorio y el espacio con más actividad es el restaurante, que ofrece una increíble vista a la pista de aterrizaje mayormente desolada.

Ampliación paralizada

En abril del año pasado iniciaron los trabajos de ampliación del aeropuerto Bartolomé Salom, con la construcción 40 hangares de almacenamiento y de aviación general que según informó Hebert García Plaza, quien pare ese tiempo era el ministro para Transporte Acuático y Aéreo; la obra apoyaría consolidación del litoral carabobeño como una zona económica.

También se pondría en marcha la extensión de la pista de aterrizaje aeropuerto con el objetivo de llegar a los 2.000 metros para que pudiera recibir aviones de carga. Pero al parecer todo se quedó en proyectos porque no se evidencia trabajos de construcción actualmente. Además esta ampliación en la pista no ha iniciado todavía.

A esta situación, se suma otro proyecto incumplido como fue la activación de un vuelo desde los Andes, específicamente Mérida hasta Puerto Cabello, que sería inaugurado después del cuarto mes del año pasado. Este nunca llegó a la terminal aérea y se desconoce si perfila entre los próximos objetivos del ministerio.

Sin información

El pasado 28 de diciembre Bolivariana de Aeropuertos (Baer) designo a Oscar Junco como director general del aeródromo porteño, pero ese fue el único cambio que se evidenció. Hasta ahora se desconoce información oficial de cuándo serán reactivados los vuelos porque el personal que labora en las instalaciones manifiesta estar a la espera de lineamientos por parte del Ministerio para el Transporte Acuático y Aéreo, según relató una fuente ligada a la terminal aérea.

Mientras no se conoce fecha de reactivación de las operaciones, los porteños quienes viajaron hacia Porlamar o Maracaibo durante los seis meses en que Conviasa y Aeropostal ofrecieron vuelos, se muestran preocupados de que su aeropuerto regrese a la realidad en la que permaneció durante 30 años, recibiendo solo vuelos privados.

La suspensión de ambos vuelos se suma a la realidad de las agencias de viaje que solo ofrecen paquetes con traslado terrestre para el venidero asueto de Carnaval porque es imposible adquirir boletos, especialmente para la isla de Margarita, donde para junio de 2014, ya se habían trasladado más de cuatro mil pasajeros por el aeropuerto porteño con destino a la Perla del Caribe.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.