COMPARTE


Largas colas desde la madrugada en Naguanagua para comprar pañales.(Foto Eduardo Valencia)

Dayrí Blanco

El gerente de un supermercado de una cadena nacional respiró profundo antes de responder. “Las pérdidas fueron millonarias”, aseguró. El repentino ajuste de precios de los productos Zuli Milk que tenían en inventario en los más de 70 establecimientos del país no solo tomó a la empresa fabricante, sino a toda la cadena de comercialización.

Con un margen de ganancia establecido según la Ley de Precios Justos, el kilo de leche en polvo semidescremada estaba a la venta en 240 bolívares, pero tras la inspección de la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) en la planta de Mariche, tuvo que ser bajado de forma dramática a 70 bolívares.

Los consumidores hicieron largas colas. Sus bolsillos se vieron favorecidos. Pero las cuentas de los supermercados se vinieron abajo. Vendieron el producto por debajo del precio de costo. Según explicó el gerente, se espera que la empresa les reconozca el dinero perdido, pero no han recibido repuesta en torno a esa solicitud.

La mañana del jueves a diferentes establecimientos llegó un cargamento de leche líquida descremada de larga duración Zuli Milk. La factura tenía una reducción de 75% en comparación con el despacho más reciente antes de la medida de ajuste. En ese mismo porcentaje fue puesto a la venta al público. Es por ello que aunque en el envase indicaba 23 bolívares como precio, un aviso en el anaquel indicaba que se debía pagar por cada litro solo 17,4 bolívares.

Esa particularidad, sumada a la llegada de leche en polvo y de azúcar, provocó que un supermercado ubicado en la avenida Bolívar Norte colapsara de clientes. Caminar por los pasillos no era fácil. Los carritos de compra no podían circular por el lugar. No había espacio. Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía de Carabobo intentaban mantener el orden de la cola que se hace dentro del local, justo en la puerta del depósito, pero no era una tarea sencilla.

En otro supermercado de Naguanagua, desde las 4:00 a.m. se formó una gran fila de clientes entre los que se corrió el rumor desde la noche anterior de que se vendería pañales. Así fue. A las 7:00 a.m. un funcionario identificado de la Sundde comenzó a entregar números. Dos horas y media más tarde habían más de 800 personas en cola. El proceso era lento. Se permitía el acceso en grupos de 10 personas, que podían adquirir dos paquetes cada uno.

Más de 2 mil personas en una cola

Como si se tratara de una feria patronal, el acceso a la avenida principal de Rancho Grande en Puerto Cabello fue cerrado por los cuerpo de seguridad, debido a las más de 2 mil personas que esperaban fuera de un supermercado local para adquirir un solo kilo de leche en polvo.

La Feria del Campo abrió sus puertas a las 8:00 a.m. Un río humano aguardaba desde pasadas las 6:00 a.m, por lo que entregaron tres lotes de números para expender aproximadamente dos toneladas del rubro. Dos de mil y uno de 500 personas que aguardaron durante más de seis horas para obtener un paquete por 65 bolívares.

Más tarde se corrió la voz de que en un local adyacente se expenderían pañales y una gran cantidad de personas corrió para hacer la cola, pero el desespero nuevamente ganó al civismo de las más de 300 personas que se amontonaron en la entrada, por lo que el propietario decidió bajar cerrar.

Farmacia sancionada

La Comisión Municipal Contra la Especulación y Acaparamiento realizó la venta controlada de productos de primera necesidad en una farmacia en el casco central de Puerto Cabello, donde funcionarios encontraron supuestamente acaparados pañales, detergente, desodorantes y medicamentos. El local será sometido a procedimientos administrativos y remitido al Ministerio Público.

Yorman Motero, comisionado municipal del ente, expuso que en los depósitos hallaron mercancía recibida el 15 de diciembre, reseñó el portal noticias24carabobo.com. Funcionarios de la Sudde, el Área de Defensa Integral 451, la Policía Municipal, inspectores comunales, Cuerpo de Inspectores de la Presidencia y representantes del Poder Popular apoyaron en el procedimiento.

Éxodo obligado

Los venezolanos fueron sometidos a un nuevo régimen para encontrar productos escasos, condenó Angelina Pacheco en Aragua. “Mi hermana tuvo que venirse desde Barquisimeto hasta Maracay porque no se consigue nada”, lamentó mientras hacía la cola por detergente.Desde las 6:00 a.m. una multitud se congregó afuera del Central Madeirense de Las Delicias, a seis kilómetros al norte de Maracay. Sabían que algo había llegado. Un camión con 10,5 toneladas de jabón en polvo para ropa estaría a punto de ser vaciado por compradores ansiosos.La venta controlada comenzó después de mediodía. Pacheco tenían el número 580 marcado en sus brazos. Su hermana, quien viajó 249 kilómetros exclusivamente para adquirir productos iba detrás de ella. Guardias nacionales, policías y fiscales de la Superintendencia de Precios vigilaban de cerca.Los revendedores pueden hasta sacar 80,6% de ganancia. Una bolsa comprada en 29 bolívares es luego comercializada en 150 bolívares. Pacheco comentó angustiada que la presentación de 2,7 kilos llega a venderse en 250 bolívares. Otros viajaron desde Carabobo. Wilmer Martínez decidió sacrificarse por su familia y pasar todo el día bajo el inclemente sol. “El Gobierno no sirve. Tiene al pobre luchando”. Temía, luego de 12 horas de espera, llegar y encontrarse con que se habían llevado todo. “Esto es un verdadero sufrimiento, una zozobra”. (LAB)

Con información de Luis Alejandro Borrero



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.