COMPARTE


Los monarcas son amantes de los deportes. (Foto Captura)

AP

La familia real de Holanda convirtió el Estadio Beira do Río en una Casa de Orange.

El rey Guillermo Alejandro y su esposa Máxima, nacida en Argentina, visitaron Brasil y asistieron al partido del miércoles entre la selección holandesa y Australia en esta ciudad meridional.

Los monarcas, amantes de los deportes, se unieron a miles de hinchas holandeses vestidos de anaranjado en el estadio, y a miles más de australianos que llevaban la camiseta oro y verde de su selección.

Fue casi un partido de local para Máxima, en una ciudad no muy lejana de Argentina.

Guillermo Alejandro y Máxima suelen asistir a sucesos deportivos, como los Juegos Olímpicos. El rey fue miembro del Comité Olímpico internacional antes de ascender al trono el año pasado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.