COMPARTE

Litzy Sanz Nava

La paralización del vehículo es el destino final que muchos
conductores de taxis en Puerto Cabello le dan a su principal herramienta de
trabajo. Las causas: la inversión en cauchos supera los 120 mil bolívares, y su
adquisición está supeditada a una larga lista de espera o una kilométrica cola
en un establecimiento.

Cada caucho para autos convencionales oscila entre los 32 y
35 mil bolívares, destacó David Beltrán, taxista del casco central. Si le
explota uno de los neumáticos debe parar su carro, porque ya no cuentan con
cauchos de repuestos. Por esta razón en la capital porteña es común observar
carros montados sobre bloques.

Otros repuestos

La paralización de un vehículo está supeditada también a la
escasez y costo de algunos repuestos básicos. José Martínez, obrero
constructor, destacó que la reparación del comprensor para un Fiat Palio supera
los 60 mil bolívares.

La bomba de gasolina de un Neon Chrysler cuesta Bs 16 mil,
mientras que un sensor para una camioneta Toyota se consigue en ocho mil
bolívares.

Según datos de Asociaciones de Conductores de Taxi en Puerto
Cabello, cada semana salen de servicio dos vehículos como mínimo. Al mes un
promedio de ocho unidades dejan de circular. Esto trae como consecuencia que la
disponibilidad de carros para la prestación del servicio disminuya
notoriamente.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.