Zaida Arias

El diputado de la Asamblea Nacional por la Causa R, Américo De Grazia, afirmó que hay evidencias que permiten deducir que la masacre de Tumeremo fue un acto premeditado.

El también presidente de la Comisión que evaluó el caso de la desaparición de mineros en Tumeremo, estado Bolívar, presentó este jueves en la Asamblea Nacional el informe final en el que se comprobó que sí hubo una masacre, días después de la creación de la empresa Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg) en el denominado “Arco Minero del Orinoco”, ante la mirada de las autoridades, cuya investigación aún no ha esclarecido los hechos ocurridos el pasado 4 de marzo en las Minas Las Claritas.

De Grazia, quien compartió la instancia legislativa conjuntamente con los diputados Luis Silva, Olivia Lozano, Rachid Yasbek y José Hernández, reveló que luego de reunirse con familiares de los mineros asesinados y visitar la zona “se comprobó que la masacre de Tumeremo fue un acto premeditado”.

El parlamentario añadió que la Comisión determinó que se rescataron los cadáveres de al menos 17 víctimas y el ministerio de Interior y Justicia corroboró la participación material en los hechos de Jamilton Andrés Suárez Ulloa, alias “El Topo” y sus secuaces, cuyas órdenes de captura ya han sido emitidas con el resultado de algunas detenciones.

Denunció que en el documento se deja evidencia que en las áreas mineras del estado Bolívar se violan los Derechos Humanos de manera sistemática. “Estos hechos se producen además en el contexto de la concesión a la Empresa Gold Reserve. Los mineros artesanales venezolanos son sometidos a la violencia, al miedo, a la extorsión, a la criminalización de su trabajo, con ánimo de inducirlos a la clandestinidad y al tráfico de miseria con consecuencias nocivas en lo social, económico y ambiental. Es inconcebible este estado de cosas en una zona totalmente militarizada sin la complicidad directa de algunos altos mandos de la Fuerza Armada Nacional”, aseguró.

La Comisión concluye que el ciudadano Rangel Gómez en su calidad de gobernador del estado Bolívar, actuó de manera negligente desde los primeros momentos al negar de forma categórica los hechos denunciados, lo que contribuyó a que tanto las autoridades policiales y la Fuerza Armada incumplieron con sus obligaciones de brindar colaboración inmediata a los denunciantes y se desarrollasen las labores de rescate, así como facilitar el escape del autor material debido a la no actuación de una forma rápida.  

Los parlamentarios investigadores del caso de Tumeremo exhortan a que el informe final sea remitido a la Fiscalía General de la República con el propósito de que se establezcan las responsabilidades de todos los involucrados, y se logre la captura y condena de los autores materiales e intelectuales del caso.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.