COMPARTE


Naileh Gerezano, madre de Andres León. (Foto Fernando Aguirre)

Gabriela Espinoza F. || gespinoza@el-carabobeno.com

Más de 200 días detenido y ocho audiencias diferidas son los números que contabiliza con firmeza Naileh Gerezano, al recordar a su hijo Andrés León, privado de libertad desde el 5 de mayo de este año.

Las últimas cuatro de estas citas se aplazaron porque el fiscal sexto Arnoldo Albornoz no se presentó. Para que cumpla con el llamado se le notificó por medio de carteles, llamadas telefónicas y por la Fiscalía Superior pero igual incumplió con la convocatoria.

Para Gerezano, esta es una de las maneras de cuartar los derechos de cada una de las víctimas. La razón: advertirles a las personas que no salgan a la calle a protestar, porque de lo contrario serán detenidos. Exhortó al fiscal a presentarse en la próxima audiencia a realizarse este jueves 4 de diciembre a las 11:45 a.m., en el Palacio de Justicia, de no hacerlo se afianzaría el retardo procesal. Andrés León fue acusado por instigación pública, resistencia a la autoridad y obstaculización.

De acuerdo a las leyes, este organismo tiene 45 días para presentar los actos conclusivos. Sin embargo el abogado Eliecer Jiménez, excolaborador del Foro Penal, explicó que se basan en los diferimientos para no exponerlos.

El estudiante de Derecho de la Universidad de Carabobo fue detenido sin ninguna orden judicial a las 7:10 a.m. cuando caminaba por Tazajal, en Naguanagua, rumbo a buscar a Naileh Gerezano. Al ver una tanqueta corrió al lado contrario, pero fue alcanzado por 17 perdigonazos que recibió al ser interceptado y atacado presuntamente por el teniente coronel Frank Osuna, a quien denunció pero aún no hay respuesta del caso.

Posteriormente fue trasladado en la tanqueta, donde permaneció por varias horas conjuntamente con los estudiantes Kevin Gómez y Jesús Gómez hasta llegar al Destacamento 24, en el que fue supuestamente amarrado de un aire acondicionado y golpeado con un bate forrado de goma espuma hasta que le rompieron una costilla, y fue trasladado al Hospital Metropolitano. Allí permaneció 36 días, debido a que también contrajo una infección producto de los impactos de perdigón.

Eliecer Jiménez explicó que están frente de una detención arbitraria, en la que violentaron el debido proceso. Andrés León, de 22 años de edad, presenta una cardiopatía congénita y hace 15 días tuvo bronquitis pero ya está estable, en la Comandancia Navas Spínola de la Policía de Carabobo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.