COMPARTE

EFE

El presidente estadounidense Barack Obama anunció nuevas medidas por parte de su gobierno para frenar el comercio de marfil, entre las que se encuentra la prohibición de su venta entre diferentes estados de EE.UU.

“Estamos proponiendo una nueva medida que prohíbe virtualmente la venta de todo el marfil a nivel interestatal”, señaló Obama en rueda de prensa durante su visita oficial a Kenia.

La nueva regulación propuesta por la Agencia de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU. prohíbe la venta entre estados de marfil procedente de elefantes africanos y aumenta las restricciones a su exportación.

No obstante, mantiene algunas excepciones para las ventas de un mismo estado y objeto, como instrumentos, muebles o armas de fuego, que contengan menos de 200 gramos de marfil.

El objetivo es dificultar aún más las operaciones de los cazadores furtivos en África, quienes tratan de comercializar el marfil en los mercados estadounidense y asiático.

Actualmente, y pese a las restricciones previas, EE.UU. es el segundo mayor mercado de marfil del mundo, por detrás de China.

“Aumentando los controles domésticos en el comercio de marfil de elefante y permitiendo unas muy pocas excepciones, cerraremos las actuales vías explotadas por los traficantes y enfrentamos el comercio de marfil que supone una amenaza a los elefantes salvajes”, señaló en un comunicado Dan Ashe, director de la agencia estatal.

En África, se mataron cerca de 100.000 elefantes para conseguir su marfil entre 2010 y 2012, indicó la nota gubernamental, y se calcula que su comercio global mueve entre 8.000 y 9.000 millones de dólares al año.

Por su parte, las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de protección medioambiental dieron la bienvenida al anuncio del gobierno estadounidense.

Ginette Hemley, vicepresidente del Programa de Conservación de Vida Silvestre de la World Wildlife Fund (WWF), calificó la decisión de EE.UU. como “otra fuerte señal de que no tolerará la terrible masacre de elefantes, ni a las organizaciones criminales globales que se benefician de ella”.

“La restricción a la venta de marfil es un paso fundamental para acabar con las lagunas legales que permiten que el marfil obtenido por medio de la caza furtiva sea vendido abiertamente en los mercados de los Estados Unidos”, agregó.

Sin embargo, precisó que “aún queda mucho por hacer” ya que “las poblaciones de elefantes en África van en picada y la respuesta de Estados Unidos debería igual a la magnitud de esta crisis”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.