COMPARTE

Si el
paciente no es chequeado de manera permanente y continua, puede conducir a una
discapacidad severa debido al daño irreversible en las articulaciones

Tener
una condición reumática crónica, como
la
artritis psoriática, afecta diversos aspectos de la vida de una persona, por lo
que requiere ser ayudado
y atendido por distintos especialistas, en donde
el reumatólogo y el dermatólogo deberán coordinar el trabajo para desarrollar
un equipo multidisciplinario.

Nadie mejor que el dermatólogo para evaluar la
respuesta al tratamiento cuando se trata de mejorar las lesiones en piel
. Sin
embargo, el sufrir de dolor articular crónico y ver como a diario se limitan
las actividades más sencillas, requiere que el paciente a ser tratado por el
reumatólogo para frenar el avance de las lesiones en estos engranajes.

Juntos en el diagnóstico

La
reumatóloga Yvonne Rengel, destacó la
importancia de actuar de manera sinérgica, coordinada y complementaria para
obtener los mejores resultados
, con el fin de que los pacientes puedan
recuperar su calidad de vida y prevenir los daños de las lesiones acortando los
tiempo de diagnóstico. 

“El
reumatólogo está en capacidad de sospechar la presencia de psoriasis luego de
un extenso examen de piel y uñas que se realiza en la consulta médica. Ante la
sospecha, el paciente es referido para el dermatólogo con el objetivo de confirmar
el diagnóstico mediante la biopsia de piel. De allí en adelante se deberá empezar un equipo de trabajo
conjunto para manejar lesiones articulares y lesiones en piel de manera
coordinada
. Lo ideal es que cada reumatólogo cuente
con un dermatólogo de cabecera, a quien pueda referir los pacientes”, explicó
Rengel.

La
doctora resaltó la importancia de trabajar de manera interdisciplinaria y
coordinada entre reumatología y dermatología, mediante diversas formas para que
cada objetivo se adapte al entorno.

Una
de ellas es incentivando la formación de centros de atención, donde el equipo
de salud coordine reuniones para que reumatólogo y dermatólogo puedan evaluar
en conjunto, y presencialmente, al paciente. Estos espacios también permitirían
fomentar grupos de discusión interdisciplinaria, redes digitales entre otras,
generando vínculos de trabajo entre ambas especialidades.

Reducir los tiempos de espera

De
acuerdo con Rengel, en 70% de los casos,
la artritis psoriática se desarrolla después de la aparición de enfermedad en
la piel
. Entre el 10% al 15%, puede ocurrir simultáneamente, y del 15% al
20%, sucede antes de la psoriasis. Sin embargo, solo 7 de cada 100 pacientes
con psoriasis desarrollan artritis. Por tal motivo existe el riesgo de que pase
inadvertida y que la aparición de los dolores articulares crónicos puedan ser
malinterpretados por cansancio, desgaste o simplemente el paciente se
acostumbra a sentir dolor.

Fuente Comstat Rowland Comunicaciones Estratégicas 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.