Con información de Comstat
Rowland

La artritis reumatoide es una
enfermedad de origen autoinmune, que provoca inflamación en las articulaciones
afectadas, enrojecimiento, dolor y destrucción progresiva del tejido articular.
Sus síntomas son similares a una amplia variedad de condiciones reumáticas, sin
embargo, hay puntos clave que permiten distinguirla: dolor sin evidencia de
golpe o traumatismo previo, persistencia de las molestias por al menos seis
semanas, rigidez o entumecimiento matutino, presencia de nódulos subcutáneos alrededor
de las área de flexión.

Ante la existencia de síntomas
asociados a la artritis reumatoide, la recomendación es acudir al reumatólogo,
ya que es el especialista mejor preparado y capacitado para diagnosticar este
tipo de afección, determinar el nivel de gravedad e indicar el tratamiento
idóneo para cada persona. Al respecto, es importante que el paciente sea
específico con la descripción de lo que siente y desde hace cuánto tiempo.

De acuerdo con la reumatóloga,
Yvonne Rengel, la artritis reumatoide es una enfermedad crónica que no cede
espontáneamente, y que sólo se puede controlar con intervención farmacológica. “Si
se deja evolucionar en el tiempo, la inflamación hace que finalmente se
destruyan de manera irreversible las articulaciones, produciendo incapacidad y
deterioro en la calidad de vida del paciente”, acota.

Medios de diagnóstico

La doctora Rengel destaca que, con
tan sólo seis semanas de haberse iniciado la sintomatología, el reumatólogo es
capaz de hacer un análisis certero de la patología, disponiendo de recursos
tecnológicos como el uso de la ecografía para visualizar directamente las
articulaciones y descubrir los cambios en las mismas, la resonancia magnética con
contraste endovenoso, la radiología de manos y pies; además de la interpretación
correcta de los exámenes de laboratorio.

“Los reumatólogos tienen una
ventana de oportunidad en los primeros meses de enfermedad, antes de que se
instale la destrucción de la articulación para frenar la evolución de la
artritis y preservar la calidad de vida de los pacientes. Esa ventana de
oportunidad, ocurre en el primer año de la enfermedad y el pronóstico es más
favorable cuanto más temprano se controle la inflamación”, resalta la galena.

Para concluir, la doctora Yvonne
Rengel, reflexiona en cuanto a la importancia que tiene para el paciente saber reconocer
los signos de enfermedad, con el fin de poder acudir oportunamente con el
especialista y mantenerse en control regular con el médico, con el único
propósito de recuperar su estilo de vida en el menor tiempo posible. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.