COMPARTE

Dayrí Blanco

Juan Aguilar aún abre su negocio todos los días. Tiene 50% menos del personal, el resto decidió irse porque no había trabajo para ellos. El taller de latonería y pintura que solía estar lleno de clientes ya no resulta rentable. Las empresas aseguradoras pagan por la mano de obra 300% por debajo del costo real y la falta de repuestos ha causado la caída del sector. 

El resultado ha sido dramático. 207 negocios han cerrado de acuerdo a la estadística de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (Canatame). El presidente del gremio, José Manuel González, alertó que una serie de imposiciones de las compañías aseguradoras se han sumado a la crisis económica para golpear fuerte la actividad de los establecimientos afiliados a la institución. 

Existe una lista excluyente de talleres autorizados para hacer las reparaciones de los siniestros reportados. Se desconoce el número de negocios que integran ese grupo favorecido. Esto viola directamente el derecho a la libre elección de los venezolanos consagrado en el artículo 117 de la Constitución y el 113 de la Ley de la Actividad Aseguradora de 2010, que expresa que el cliente tiene la facultad de decidir el comercio para la rehabilitación de su vehículo como se hace en el resto de los países del mundo. 

Lo mismo pasa con los proveedores de repuestos. Las empresas se han encargado de seleccionar la entidad que le suministra las piezas y, por lo general, son pagadas a sobreprecio y el asegurado no tiene la opción de conocer ese monto. 

Esto retrasa mucho el proceso de reparación. En el establecimiento de Juan Aguilar hasta seis meses es el tiempo de espera para la entrega de un automóvil asegurado después de un siniestro. Si se le diera la oportunidad al cliente o al taller de conseguir los repuestos necesarios, solo pasaría entre un mes y medio y dos  desde que se elabora el presupuesto hasta que se termina la reparación, detalló González. 

Escasez prolongada

Pero no todo depende de las flexibilizaciones que hagan las empresas aseguradoras. La escasez de repuestos en el país  se ha intensificado y prolongado. El presidente de Canatame, que agrupa a casi tres mil negocios en el país, dijo que lo más difícil de conseguir en la actualidad son piezas para motor diesel, partes electrónicas y de carrocería. 

Desde la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes (Canidra) se ha advertido que este año no se ha logrado importar nada. La liquidación de divisas de la única subasta abierta para el sector no se ha hecho efectiva. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.