Rubén Darío Alzate fue secuestrado por las FARC el 16 de noviembre. (Foto EFE)

EFE

El operativo de liberación desplegado por el Gobierno colombiano y la Cruz Roja para recibir al general Rubén Darío Alzate, secuestrado por las FARC el 16 de noviembre, avanza en el noroeste del país, donde la guerrilla se ha comprometido a entregarlo este fin de semana.

Junto a Alzate, el grupo subversivo se comprometió también a liberar al cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, que le acompañaban en el momento en que fue apresado en el caserío Las Mercedes, en una remota zona del selvático departamento del Chocó.

Fuentes del Ministerio de Defensa confirmaron hoy a Efe que a la capital de esta región, Quibdó, llegó hoy el viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, quien abandonó el aeropuerto en un vehículo con destino desconocido.

Bedoya también llegó con antelación a la zona del este de Colombia donde el pasado martes las FARC pusieron en libertad a dos soldados que tenían cautivos desde el 9 de noviembre.

La llegada de Bedoya al Chocó aumentó las expectativas de que el general Alzate y sus dos acompañantes serán liberados este fin de semana, tal como han anunciado en los últimos días tanto el Gobierno como la guerrilla.

Otra medida es que desde la medianoche del jueves están suspendidas las actividades militares en la zona donde fue secuestrado Alzate para facilitar la entrega humanitaria.

Mientras, en Bogotá continúa reunido el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que liderará el operativo de entrega, en el que participarán un médico, para evaluar el estado de salud de los secuestrados, y un representante de Cuba y Noriega, países garantes del proceso de paz con las FARC.

Su salida hacia la zona acordada por el Gobierno y la guerrilla para la liberación, que sigue siendo un absoluto secreto, marcará el inicio oficial del operativo, sobre el que el CICR no informará hasta que haya concluido. Alzate es el militar con mayor rango apresado nunca por las FARC y es considerado por la organización guerrillera un “prisionero de guerra”.

Horas después de su secuestro, el presidente Juan Manuel Santos suspendió los diálogos de paz que el Gobierno mantiene con la guerrilla desde hace dos años en La Habana.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.