La revocación de las licencias de exportación de cacao fue el último de una serie de problemas. (Foto Archivo)

AP

William Machado trabajó durante la temporada de lluvias en el cultivo de semillas de cacao amarillo y luego en el secado de sus deliciosos granos. Y hace parte de una de las industrias más preciadas del país.

Pero los temores de que su arduo trabajo resulte en vano son cada vez mayores como resultado de una política estatal de congelación de exportaciones.

“No tenemos nada. No estamos recogiendo los beneficios de nuestra cosecha, porque no tenemos quién nos compre el cacao”, dijo en un bosque tupido de árboles de cacao en este pueblo agrícola de vegetación densa.

Dos semanas después de que el Ministro de Agricultura de Venezuela anunciara que su prioridad era reanudar las exportaciones de cacao, decenas de bultos todavía permanecían en las bodegas de almacenamiento.

La sorpresiva revocación de las licencias de exportación de algunos de los mayores exportadores de cacao por parte del gobierno venezolano fue la última estocada a una serie de problemas que azotan a una industria que en alguna época fue vista por las autoridades como una promesa en su intento de destetar a la nación de su dependencia petrolera, que representa el 96% de los ingresos por exportaciones del país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.