La Liga de Campeones coronará al campeón de un triplete. (Foto AFP)

Daniel García Vargas || [email protected]

Al menos por 90 minutos, Blatter y los apellidos de los grandes magnates del fútbol investigados desaparecerán del plano para darle paso al verdadero espectáculo. En Berlín, Alemania, el “Olympiastadion” y sus 76 mil asientos están listos para recibir a dos grandes de Europa: Barcelona y Juventus en la final de la Liga de Campeones.

A las 2:15 de la tarde comenzará a rodar el balón y con ello las ilusiones de dos gigantes que disputan el partido más importante de sus temporadas. Con el título de liga y copa en sus bolsillos, españoles e italianos aspiran coronar un triplete que consagraría a dos técnicos que están a un partido de agregar una pesada página a sus currículos.

El Barcelona, con cuatro títulos de Liga de Campeones, luce indetenible con su tridente Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez, quienes han marcado 120 goles en las competiciones que han afrontado esta campaña. Concretar esta tercera copa supondría una alegría en la institución “azulgrana” que haría rememorar el laureado 2009 bajo el ciclo de Josep Guardiola y despedir por la puerta grande a Xavi Hernández en su último compromiso.

“Si se ven los números esta temporada, es lógico que nos den como favoritos, pero las finales son diferentes. Tienen un componente de tensión y para ganar el partido se necesita hacer goles. Si los dos estamos aquí, significa que hemos hecho el trabajo perfectamente. Cada equipo tiene sus virtudes y sus defectos. Es una final atractiva”, dijo Luis Enrique, técnico de un Barcelona valorado en 592 millones de euros, a AFP con un claro mensaje en contra del triunfalismo.

Sin el central Giorgio Chiellini, detener a Messi y sus circuitos desde el mediocampo es la tarea que tienen los mosqueteros Paul Pogba, Arturo Vidal y Claudio Marchisio para luego intentar asestar un golpe que les permita ganar su tercera Liga de Campeones y completar el amplio palmarés del portero Gianluigi Buffon. La Juventus, con una plantilla de 320 millones de euros, renunciará al fútbol conservador y al papel de víctima.

“Habrá que ser buenos y partir del principio de que no será un partido que terminará 0-0. Habrá que pensar en cómo marcar goles. Tendremos que ser técnicos, pensar en nuestra faceta ofensiva. En el centro del campo tendremos que ser muy inteligentes, muy buenos. El termómetro del partido será el medio”, dijo a AFP, Massimiliano Allegri, técnico de una “vieja señora” cuyos jugadores prometieron dedicar la victoria a los caídos en la tragedia de Heysel.

Más allá de un premio de 15 millones de euros en Berlín, con el arbitraje del turco Cüneyt Cakir, se juega el título de rey de Europa y por partida triple, en una edición número 60 que promete llenar de gloria al que levante la copa en lo más alto del estadio más grande de Alemania.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.