COMPARTE

Sara Pacheco

Para Pedro Yánez la acumulación de desechos sólidos en las calles, avenidas y hasta dentro de los hogares, podría desaparecer en un futuro no muy lejano. Este cultor tiene entre sus manos un proyecto bastante ambicioso, pero no por eso no factible, desde hace alrededor 12 años. 

A partir de materiales como periódico, papel, plástico y vidrio, se pueden realizar puertas, ventanas, armarios, jarrones decorativos y bloques que servirían para la construcción de viviendas. El techo de su hogar está hecho meramente con periódicos, otros objetos necesitan la ayuda de tierra o cemento de bachaco. Los bloques con los que construyó su taller son de vidrio y plástico, en cada uno se utilizan al menos dos kilos de basura. 

La idea es que no se bote más basura en los vertederos, afirmó este señor que reside en el barrio Bicentenario, al sur de la ciudad. La iniciativa ha sido llevada a varias instituciones educativas en la parroquia Miguel Peña, donde explicó cómo pueden generarse ingresos a partir de la basura. 

La pobreza no existe, es creada. Yo mientras crecía me di cuenta de que el hombre es culpable, para sacar al hombre de la pobreza se necesitan grandes herramientas y la basura será el sustituto del petróleo en el futuro. Hoy podemos decir que la forma de recolección ha caducado y la moneda de nuestra economía perdió su esencia. El país no será levantado solo con dinero sino con sabiduría, indicó Yánez. 

Estudiantes de la Unidad Educativa Colegio Luisa Cáceres de Arismendi en Los Chaguaramos, del EBE General Diego Ibarra en Trapichito, de las unidades educativas Rey Ayala e Itiel, en Ruiz Pineda, entre otras, han escuchado los objetivos de Pedro.    

Sin mayor atención

A pesar de trabajar con diferentes políticos por varios años, el proyecto no ha sido escuchado. “Yo no quiero que lo aprueben, yo quiero que me escuchen”, aseguró. Pedro propone la creación de talleres desplegados por diversas comunidades del sur de la ciudad, mientras los vecinos llevan basura se les cancelaría por kilo, a la vez se les darían clases gratuitas sobre cómo conservar los desechos. Ya no se botaría la basura. En vez de llevarla a La Guásima pasaría por un taller, utilizando cada material para crear algo, algún  utensilio, describió. “La basura no es más que materia prima”. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.