COMPARTE

AP

El velocista jamaicano Usain Bolt, guarda
un gran recuerdo de su anterior estancia en Beijing, y tiene altas aspiraciones para el 15to Mundial de Atletismo que arranca este sábado: rebasar de nuevo a sus rivales y, de paso, añadir récords de medallas que abrillanten aún más su
envidiable historial.

Lo único que
ansía despejar Bolt es el turbio ambiente que envuelve de nuevo a la cita
internacional, salpicada por escándalos de dopaje, así como su camino al Olimpo
deportivo. Enlistado en las pruebas de los 100 y 200 metros, además de los
relevos de 4×100, tiene altas posibilidades de sumar dos nuevos triunfos, con
lo que rompería el empate a diez medallas mundialistas que comparte con el
mítico Carl Lewis y superaría el récord de seis preseas de oro que conserva el
garrochista Sergei Bubka desde 1997.

La primera
gran cita para los aficionados será precisamente el domingo, cuando Bolt (si
clasifica el sábado como se prevé) podría defender su corona en los 100 metros
probablemente ante su compatriota Asafa Powell y los estadounidenses Tyson Gay
y Justin Gatlin, quien tiene la mejor marca del año en la modalidad y se antoja
la mayor amenaza para el jamaiquino.

Pero, pese a
acabar de cumplir 29 años y arrastrar problemas físicos, Bolt sigue ostentando
el título de hombre más rápido del planeta y el aura de favorito, además de
saberse el preferido de la grada, que adora su espontaneidad, cercanía y
recuerda su gran papel en Beijing 2008, cuando ganó tres medallas de oro
olímpicas y rompió tres récords mundiales.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.