COMPARTE

Sara Pacheco

Días y noches son igual de peligrosos en la avenida Lisandro
Alvarado con Padre Bergeretti, en cuanto a vialidad se refiere. El espacio
minado de huecos está cubierto dos veces a la semana de una capa de agua que
los transforma en invisibles.

Casi un año, es el tiempo que José Montilla, trabajador de
la zona, estimó existe la problemática. “Realmente esto lo tapó la alcaldía,
pero como que no sabían o no se dieron cuenta que había un bote de agua blanca
debajo, se fue comiendo el pavimento”.

Cuando el servicio arriba al barrio El Candelero empieza a
brotar el líquido, es un mecanismo que usan los habitantes para saber si
cuentan con agua en las tuberías. Es decir, quienes primero deben reparar el
brote es Hidrocentro, luego es deber de la alcaldía cubrir la vía con asfalto.

Tienen que buscarle solución. Todos los días caen carros y
motos, varios han dejado los cauchos, tienen que correr hasta la bomba para que
les reparen su vehículo, precisó José. De igual manera se ven afectadas las
ambulancias del Hospital Central, su cercanía hace inevitable evitar
desplazarse por el área.

Un vecino se acercó a la conversación criticando que muy
cerca se encuentra la vivienda del vicepresidente del Concejo Municipal de
Valencia, Orlando Tortolero. “Hay que decirlo. Salió de este barrio y está
destruido”, vociferó el hombre quien prefirió el anonimato.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.