COMPARTE

Cristhopher Borrero

Las matrículas universitarias se inflan incesantemente en
Carabobo. Estudiar una carrera en instituciones privadas es un golpe duro para
el bolsillo del ciudadano. En promedio se requieren 28 mil 600 bolívares para
cancelar solo un semestre, sin incluir gastos de manutención. El cálculo se obtuvo
tras consultar costos en cuatro casas de estudios en la entidad.

Laura Sánchez, estudiante de diseño, cancela unos 68 mil
bolívares semestrales, incluyendo matrícula y demás gastos académicos. “Es
difícil costearse los estudios. Hay personas que quisieran cursar la carrera
pero no lo pueden pagar. No es fácil”. Por lo general el canon por semestre
aumenta, refirió otra fuente consultada.

La joven invierte entre 10 mil y 15 mil bolívares semanales
solo en materiales. Un pliego de cartón paspartú puede costar hasta cuatro mil
bolívares. “Hay materiales que no se consiguen o están carísimos. A veces no
hay en ningún lado”, aseguró Sánchez. El cartón con reverso de sulfato es una
lámina con acabado abrillantado, el cual es muy difícil de ubicar en tiendas
especializadas.

Según el Instituto Internacional de la Unesco para la
Educación Superior en América Latina y el Caribe, el 40% de la oferta
universitaria en Venezuela proviene de planteles privados. Al menos un millón
48 mil jóvenes deben lidiar con altos aranceles. En Carabobo las matrículas
oscilan entre 8 mil y 70 mil bolívares por semestre, según sea la institución y
carrera. A ello hay que sumar los gastos académicos que varían según las
exigencias de la carrera, y que hacen que la cuenta aumente.

Luis Camacho estudia educación inicial. Se ha visto tentado
en abandonar la carrera varias veces. “Solo con los gastos que tengo en
residencia y alimentación es suficiente”, lamentó. Al menos 20 mil bolívares
debe desembolsar mensualmente para honrar el alquiler y hacer mercado.

Como él otros estudiantes residenciados ven comprometida su
formación académica. Noel Macias, estudiante de contaduría pública, aseguró que
debe ingeniárselas para afrontar la crisis. “A veces le explico a compañeros a
cambio de que paguen mi almuerzo o cena. Prefiero hacer eso que ponerme a
trabajar medio tiempo, porque así te paguen 12 mil bolívares mensuales, no te
alcanzaría para anda”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.