COMPARTE

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

Un titular vigente. Una realidad agravada. La calidad del agua en Carabobo no ha dejado de empeorar. Pese a las denuncias, propuestas y empuje de la sociedad civil, el problema se mantiene desde el 6 de febrero de 2010, cuando El Carabobeño publicó la primera denuncia sobre la incapacidad de la planta Alejo Zuloaga para potabilizar las aguas del embalse Pao-Cachinche. 

La contaminación se mide en toneladas. Fósforo, nitrógeno, materia orgánica. En seis años sí hay cosas que han cambiado. “Multiplicamos las toneladas por día en seis años y tenemos el resultado de lo que ha cambiado: más acumulación de niveles peligrosos”, explicó el ingeniero civil sanitarista Manuel Pérez Rodríguez. 

Se agrega el crecimiento poblacional. Más demanda de agua y más descarga de cloacas. Más basura en los vertederos, que se convirtieron en rellenos sanitarios. Más indolencia y costumbre del Gobierno. Nunca soluciones o paliativos, resumió el asesor ambiental con reconocimiento internacional.   

Pao Cachinche vacío y lleno

Desde su inicio en funcionamiento en 1973, la principal fuente hídrica de los carabobeños colapsó. Al embalse Pao-Cachinche ya le fue extraída toda su oferta hidráulica inicial. Pérez explicó que lo único que queda en el reservorio es agua de cloaca. “Yo lo llamo Lago de Valencia 2”. Ahora está lleno, pero no de agua que pueda ser potabilizada. 

– Cuando escucho a la junta directiva de la estatal Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro) decir que el agua es potable, lo que siento es indignación. Los problemas ambientales como éste no se pueden tapar con un dedo. Basta de decir que garantizan el servicio cuando el agua ni es potable, ni es segura, expuso. 

En 2010 la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales La Mariposa estaba funcionando aproximadamente a 30% de su capacidad. Lo actual es mucho peor: las instalaciones encargadas de depurar las aguas negras de Valencia, Naguanagua y Libertador fueron totalmente desvalijadas por el hampa. El agua, cuando se baja una retrete, llega cruda al embalse. 

Caracas próximo paso

El embalse de Camatagua, principal fuente de agua para el área metropolitana de Caracas, es hoy lo que Pao-Cachinche fue hace años . La laguna de Taiguaiguay, receptora de aguas negras de Aragua, está enviando aguas no tratadas al río Guárico, principal afluente del embalse de Camatagua. 

Pero el agua con materia orgánica, desechos industriales y cloacas está llegando también al río Orinoco. Cachinche rebosa hacia el embalse Pao-La Balsa, en Cojedes, que a su vez drena hacia el río portuguesa y por último al río Orinoco. “Estamos llevando agua de mala calidad hacia el delta”. 

Con este Gobierno está comprobado que no habrá voluntad para resolver el gran caos, la calamidad que tenemos en la cuenca del Lago de Valencia y todas las del país, repudió el especialista. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.