COMPARTE

La calle 66 del barrio La Milagrosa, parroquia Santa Rosa comienza a deteriorarse a pesar que recientemente fue asfaltada. Tres tramos de la vía están agrietándose, con el pasar de los días, ayudado con un bote de aguas blancas, se muestran las grietas en el pavimento. 

De acuerdo a Virginia de Cordero, previo al asfaltado no existía el derrame de agua blanca, sin embargo el representante de la Alcaldía de Valencia encargado de la obra argumentó que las tuberías están muy viejas, aunado al crecimiento de la población, como consecuencia cada día van aumentando los huecos. 

La presión del agua en el hogar de Virginia se ve afectada. “No nos llega el líquido con fuerza. Solo podemos recolectar de los grifos que están abajo”, lo que son duchas o llaves colocadas en lugares altos, no llevan el recurso a los habitantes. 

La comunidad tiene la dicha de contar con un pozo de agua profundo que no los incluye en la lista de sectores donde solo obtienen el servicio dos días a la semana, tomando en cuenta que en la mayoría de las zonas del sur de la ciudad se limita a martes y viernes. 

Anteriormente la zona estaba llena de huecos. “Llegaban de esquina a esquina”, precisó la dama de la tercera edad. Su esposo junto a otros vecinos, denunciaron reiteradamente la situación hasta alcanzar la solución, sin embargo esperan que el pequeño derrame no afecte el trabajo realizado. (SP)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.