COMPARTE

“Tomen fotos para que arreglen la calle”, vociferó un
conductor de un camión cisterna mientras lentamente se desplazaba por la
avenida Urdaneta cruce con calle Negro Primero en Flor Amarillo. Bajar la
velocidad en un tramo específico de la vía es común para vehículos pesados y
livianos. El área se encuentra tan deteriorada que Aurimar López y su familia
han auxiliado varios accidentados.

Está así desde que se hizo la avenida, como cuatro años,
estimó López. “Nació sin dolientes”. La joven, que reside justo
frente al peor espacio, contó que el peso de gandolas ha traído como
consecuencia la rotura de varias tuberías de agua blanca, lo que afecta
considerablemente el suministro. “A veces solo tenemos dos horas de agua al
día”.

Quienes arreglan en ocasiones el asfalto son muchachos de
zonas aledañas en busca de un trabajo temporal. “Los vecinos les damos
plata. Son los que la mantienen más o menos transitable”, explicó.

Frente a su hogar se encuentra un terreno en desuso, hoy día
convertido en basurero. López precisó que pertenece a la comunidad de al lado,
pero entre mal olor y mosquitos, es protagonista de un terrible día a día.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.