COMPARTE


El juvenil formó parte de la sub18 granate. (Foto Cortesía)

Otro talento carabobeño debutó en la máxima categoría del fútbol profesional venezolano, producto del trabajo de seguimiento y proyección que implementó el cuerpo técnico del Carabobo FC comandado por Jhonny Ferreira, quienes desde su llegada accionaron el plan de trabajo que sigue dando frutas en el semillero granate.

Nació el 03 de enero de 1997 en la ciudad de Valencia y tiene marcado el 21 de septiembre del 2014 en su calendario, fecha en la que disputó sus primeros minutos en la Primera División del balompié criollo vistiendo la casaca vinotinto del Carabobo FC, cuando visitó la ciudad de Guanare para pugnar el duelo por la sexta jornada ante Llaneros FC.

Diego Osio, un joven de 17 años de edad con estatura de 1,88 metros, se inició en el mundo del fútbol a los seis años de edad en el Club Italo de Valencia, donde estuvo hasta los 13, luego saltó al país vecino (Colombia) y durante un año estuvo en las escuelas de fútbol de Santa Fe y Caterpilla, tras su paso por Colombia regresó a Venezuela cuando sumaba 15 años y transitó dos semestres más con el Italo, finalmente a los 16 años llegó al Carabobo FC, donde continua su experiencia en el mundo del balompié.

Asimismo, el juvenil de la divisa industrial, formó parte de la Sub18 granate que llegó a semifinales de la Serie Nacional en la temporada 2013-2014 y en la presente campaña viene disputando 360 minutos con el Carabobo FC “B” que milita en la categoría de plata del rentado local.

El joven zaguero carabobeño, además vivió una experiencia que muchos quisieran poseer, asistiendo al Mundial Sub17 de Emiratos Árabes Unidos, resguardando la camiseta granate pero de la Selección Nacional de Venezuela. Para él “fue un sueño cumplido, cualquiera quiere ir a un mundial, es una experiencia que me cambió la vida, soy otro totalmente distinto después de ese mundial, me ayudó a crecer mucho como jugador y como persona”, manifestó Osio.

El juvenil ya posee un año en la divisa industrial y recalcó que desde que llegó “siempre he estado trabajando con ese objetivo de debutar, entrenando y siempre con la mente en eso. Poco a poco se me dio la oportunidad y la aproveché, ahora me pongo nuevos objetivos y voy con la convicción de seguir alcanzándolos”.

De igual forma, valoró lo que fue su proceso de adaptación gracias a la filial industrial, jugando los 90 minutos en cada uno de sus enfrentamientos hasta la fecha de su debut en primera, y realzó que “ayuda muchísimo, no es un ritmo como el de sub18 y sub20, es un ritmo muy exigente porque en Segunda División todos los equipos van a luchar sus partidos a muerte, y eso te ayuda para llegar bien al primer equipo, ya que cuando te toque tu oportunidad estás a la par de todos”.

Los primeros síntomas de nervios y emoción de un juvenil se presentan cuando reciben su primera convocatoria al plantel profesional, la sensación para el joven zaguero fue de “mucha satisfacción porque después de tanto trabajo me tocó la oportunidad, sabía que tenía que aprovecharla porque son oportunidades que se presentan una sola vez en la vida y no puedes dejarla pasar”.

Muchos jóvenes talentos debutan ingresando desde del banquillo, otros pugnan su primer duelo en la máxima categoría con la responsabilidad de ocupar un puesto en el once titular, a Osio le tocó asumir la última. “El profesor (Jhonny Ferreira) me tiene confianza, me ha guiado durante todo este tiempo y yo creo que le he respondido bien, por eso me dio la confianza. No es fácil pero lo asumí con tranquilidad, madurez y el apoyo de todos los compañeros”, expuso, quien reveló enseguida que el capitán del Carabobo FC, Leo Morales, ha sido uno de los que más lo ha apoyado y aseveró que “el respaldo de los compañeros te ayuda a estar con tranquilidad en la cancha y hacer el trabajo bien”.

Las palabras del estratega granate hacia el defensor fueron “de tranquilidad y confianza. Que jugara tranquilo, que venía trabajando bien y que estaba preparado para jugar”

En el momento de su debut, los jugadores le brindaron un respaldo total al mundialista de 17 años de edad y le hicieron saber que “siempre iban a estar ahí apoyándome, porque somos un equipo y todos íbamos para adelante”.

Luego de tu primer partido en la Primera División, el panorama cambia y las ansias de que se repitan son inevitables, mucho más en un plantel que tiene sed de triunfo y hambre de lograr grandes cosas, donde las aspiraciones son altas y nunca tocan techo, no obstante, para un juvenil tiene que ser fundamental la paciencia, el mayor sacrificio posible y la máxima entrega en cada duelo que dispute y entrenamiento que realice, sea la categoría que sea.

El chico de 1,88 metros es consciente de eso y su estatura no le impide seguir alimentando esas ganas de crecer mucho más como futbolista, pues explica que “a la medida que vas cumpliendo tus objetivos, te vas trazando otros”.

Su objetivo inmediato es “seguir trabajando para estar convocado regularmente”, pero es consciente de que “no es fácil, se necesita mucho trabajo y paciencia, pero eso es lo que he venido haciendo hasta ahora y es lo que me ha dado resultado, no voy a cambiar la fórmula”.

“Así es el fútbol, un día te toca y otro no, pero tienes que tener paciencia y seguir trabajando”, remató Diego Osio, juvenil del Carabobo FC que ahora seguirá trabajando y entrenando arduamente, siendo paciente en una constante competencia sana que se presenta en los turnos laborales del plantel profesional.

Prensa Carabobo FC



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.