COMPARTE

 Dayrí Blanco

Es una carrera contra el reloj. Quien llegue primero y con una condición de salud más crítica recibe el tratamiento. El resto debe esperar. Incluso pacientes renales que dependen de diálisis para mantenerse con vida. El inventario es reducido. Solo con 30 o 50 kits de catéteres que son usados para extraer la sangre del cuerpo cuenta cada hospital del estado, y la mayoría se emplea en la actualidad para quienes se complican con zika e ingresan con síndrome de Guillain-Barré. 

La escasez de insumos ha agudizado la crisis desatada con el virus. Ante la falta de inmunoglobulina, que es el tratamiento ideal para quienes se agravan con el virus, se práctica la plasmaféresis para lo que se requiere, además de un aparato especial, de instrumentos cuyo suministro es irregular en todo el país. 

El procedimiento indica que se extrae la sangre del cuerpo del paciente y se procesa de forma que los glóbulos blancos y rojos se separen del plasma para que ingrese “purificada”, sin los anticuerpos del virus. Para ello se necesita también  de albúmina humana, solución 0,9% y un equipo anticoagulante. Todo está escaso. 

Máquinas insuficientes

En Carabobo solo se cuenta con ocho máquinas de plasmaféresis. Siete de ellas en funcionamiento. La de Puerto Cabello, instalada en la clínica San José, está dañada. En la Ciudad Universitaria Doctor Enrique Tejera (CHET) existen dos. Pero una de ellas está en el departamento de médula ósea para pacientes trasplantados. La otra es del banco de sangre y se trasladó a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para atender la emergencia. 

Las otras están en el Hospital Universitario Ángel Larralde (HUAL), y las clínicas La Viña, Valle de San Diego, Guerra Méndez y Metropolitano. Todas se usan de manera exclusiva para pacientes con Guillain-Barré. Cada aparato puede atender a un máximo de cinco pacientes por día. 

Pero no todos los enfermos responden bien a ese tratamiento que se está aplicando ya en la fase crítica cuando la persona está conectada a un respirador mecánico. Lo ideal es que se aplique cinco veces, pero a algunos se les ha hecho hasta siete sesiones. Pero por no ser el mecanismo adecuado para la patología han ocurrido muertes. Se conoce de dos casos en la CHET y otros dos en el HUAL. También hay pacientes que han logrado ser extubado, ya hablan y pueden moverse aunque no caminan todavía. 

Patología mixta

Alrededor de 50 pacientes entre los dos hospitales han sido atendidos por Guillain-Barré, un síndrome que puede atacar a cualquier persona y que se ha manifestado en Venezuela de manera atípica. Es mixta y no simple. Tiene el tradicional componente motor que ataca la movilidad de los miembros inferiores y se combina con uno sensitivo al presentarse con muchos casos de parálisis facial. 

El Guillain-Barré no es nuevo. Siempre ha existido y se desencadena con diferentes virus como el zika que se transmite por la picadura del zancudo hembra adulta Aedes Aegypti que se alimenta de la sangre humana en horarios establecidos entre las 6:00 a.m. y las 8:00 a.m. y las 5:00 p.m. y las 7:00 p.m. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.