COMPARTE


La sala de cavas del Prince Lara no cuenta con un compresor. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Litzy Sanz Nava || [email protected]

Desde hace tres meses un oficio recorre las oficinas del Instituto de Salud de la Gobernación de Carabobo y el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses del Ministerio del Interior y Justicia.

El tema único de la misiva es la compra, por 50 mil bolívares, de un compresor que solventaría la crisis que ha afrontado durante ese mismo período la morgue del Hospital Adolfo Prince Lara de Puerto Cabello, debido a trabajo parcial y posterior inoperatividad de las cavas refrigeradoras.

El personal de la morgue alega no estar autorizado para hablar sobre el tema. Pero familiares de los difuntos trasladados a este recinto forense advirtieron que siempre se les sugiere hacer los trámites pertinentes a las exequias y entierro a la mayor brevedad posible.

Estas recomendaciones son de peso. Debido a que tal situación trae como consecuencia que los cadáveres no están debidamente conservados y se puede generar un riesgo de contaminación.

Estas cavas son responsables también de mantener en calidad de depósito temporal partes humanas provenientes de las autopsias e intervenciones quirúrgicas.

La amenaza se cierne también sobre otras áreas contiguas a la sala de anatomía patológica como son las emergencias de adultos y niños.

Desde el 8 de diciembre de 2014, cuando se reanudaron las autopsias en el HAPL, el área representa un dolor de cabeza tanto para el personal médico y auxiliar a cargo de las experticias patológicas como para el administrativo de esta área.

A pesar de los esfuerzos del médico patólogo encargado de las autopsias por acondicionar la morgue que durante 11 meses solo cumplió la función de depósito de cadáveres, además de un compresor de 50 mil bolívares por cava, también se hace necesaria la adecuación total del área así como la dotación del correcto equipamiento de protección tanto para el forense como para su auxiliar.

La paralización de estos espacios por la inoperatividad de las cavas refrigeradoras obligará a los porteños de luto por la muerte de un ser querido a que sumen 20 mil bolívares a los gastos funerarios, porque en estos deben incluir el costo del traslado del cadáver desde la morgue de Valencia hasta la ciudad porteña.

Por ser la única morgue operativa en Puerto Cabello, todos los fallecidos por causas violentas, decesos hospitalarios, muertes naturales y las autopsias se atienden en este recinto. Pero sin las mínimas condiciones de bioseguridad el desarrollo de estas tareas es imposible.

Pese a esta situación los entes competentes responsable de la morgue, no consolidan un plan que permita la compra e instalación del compresor.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.