COMPARTE

Marianela Ágreda Armas

El movimiento decembrino comenzó a observarse en el centro de Maracay con el desplazamiento de personas que ocupan el Boulevard Pérez Almarza y se aglomeran en paradas de autobuses, pero la realidad visual contrasta con la realidad económica. Una especie de mucho ruido y pocas nueces viven los comerciantes de la ciudad, donde aseguran que los compradores solo se limitan a preguntar precios y siguen de largo.

A los buscadores de precios se suma otra realidad: colas y conglomerados en los alrededores de establecimientos que ofrecen algún producto regulado. “Todo está extremadamente caro, salgo a ver y comprar precios de zapatos” comentó Lucía Chourio quien aseuró que el dinero de sus utilidades solo alcanzará para adquirir un par de zapatos para cada uno de sus dos hijos. “No sé cómo vamos a hacer para comprar la ropa”.

Miriam Serrano y Otilia Guerrero tienen en común el terminal de cédula y hoy salieron a la odisea de buscar productos regulados. La mayoría de la gente que se ve es buscando pañales, desodorante, por eso se ve bululú”, aseguró Serrano.

Aunque ya las vidrieras lucen adornos navideños, los comerciantes aseguran que aún no arranca la zafra y esperan que sea lo antes posible aunque reconocen que  los precios este año no son nada accesible a la mayoría de los bolsillos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.