COMPARTE


Han encontrado allí residuos de municiones. (Foto Archivo)

EFE

Las áreas costeras de Playa Grande y Punta Vaca en Vieques, isla al este de Puerto Rico, han sido cerradas temporalmente debido a que las autoridades estadounidenses en ese territorio han encontrado allí residuos de municiones.

Así lo anunció en su página el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Vieques (VNWR, por su sigla en inglés), que detalló que los restos fueron encontrados en el mar frente a la costa de Playa Grande, lo que provocó que la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA) abriera una investigación.

“Esa investigación está en curso y la playa permanecerá cerrada hasta completarse la misma”, explicó el VNWR, sin concretar más.

Playa Grande se cerró el domingo, un día después de que militares de la Marina estadounidense retiraran escombros de la playa, entre ellos la cola de un mortero gastado y un proyectil de 105 milímetros que se utiliza en entrenamientos militares.

La Marina abandonó Vieques en 2003. Desde entonces, realiza tareas de limpieza de los restos de los ejercicios militares que llevó a cabo en esa isla durante más de 60 años, con una inversión acumulada, según sus propias cifras, de 220 millones de dólares.

Con 135 kilómetros cuadrados, Vieques tiene 34 kilómetros de largo y 6 kilómetros de ancho.

El representante de Puerto Rico ante el Congreso en Washington, Pedro Pierluisi, anunció hoy que el Gobierno de EE.UU. acaba de otorgar 1,7 millones de dólares para la limpieza de Vieques y otros 1,4 millones para Culebra.

“La Marina utilizará los fondos de este año para asegurarse de que las playas y las tierras sean limpiadas totalmente y se hagan accesibles al público”, dijo Pierluisi en un comunicado de prensa.

El turismo que recibe Vieques es relativamente reducido, aunque constante durante casi todo el año, gracias a su clima tropical.

Desde 1941 fue utilizada por el Ejército estadounidense para realizar ejercicios militares y probar allí bombas, misiles y otras armas.

Tras una serie de protestas populares, el Ejército estadounidense abandonó la base militar, pero no realizó las correspondientes tareas de limpieza y retirada de explosivos, por lo que los problemas de contaminación aún perduran.

Organizaciones de diferentes ámbitos sociales de Puerto Rico llevan años insistiendo en que la salida de la Marina de Vieques, todavía bajo control de Washington a través del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, no significó el fin de los problemas para sus habitantes, que además se han quedado sin una de sus principales fuentes de ingresos.

Aseguran que enfermedades como cáncer, diabetes, hipertensión y problemas respiratorios son mucho más habituales entre los vecinos de Vieques que en otros lugares de Puerto Rico, lo que achacan a las prácticas militares, que la Marina niega aduciendo falta de estudios objetivos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.