COMPARTE

Alfredo
Fermín

Argumentando
que el estado Táchira abastece de alimentos a 60 ciudades del  país,
Daniel Aguilar, presidente de Fedecámaras Táchira,  afirmó que ya basta de
que este estado siga siendo castigado por quienes nunca han vivido aquí, ni han
producido nada para sacar al  país adelante. 

Comentando
el conflicto, creado por el cierre de la frontera con Colombia, el empresario
sostiene que el Gobierno solo no va a sacar adelante a este país, con un
“grupito” de comerciantes amigos.

El
Gobierno tiene que reunirse seriamente con la clase trabajadora, con todas las
organizaciones, con los empresarios e industriales para, entre todos,
planificar una Venezuela posible en la que todos podamos vivir. 

Aguilar,
radiodifusor y periodista egresado de la Universidad Cecilio Acosta, del Zulia,
conversó telefónicamente con El Carabobeño sobre el problema fronterizo que, a
su juicio, se le fue de las manos a las altas autoridades porque, en la
frontera, cada funcionario se cree dueño del territorio. Es más fácil hablar
con el Papa Francisco que con el jefe de la guarnición militar de aquí. 

¿Por qué se produce ahora esta
intervención cuando es un problema tan viejo?

– Los
empresarios afiliados a Fedecámaras somos respetuosos de las decisiones del
Gobierno nacional aunque no las compartamos. Pero consideramos que en, este
caso, se han debido tomar otras  medidas que generen inversión, empleo y
productividad. 

Lo que
 se ve  es una constante militarización de la frontera. Hay mucha
permisividad y la libre discreción  de  funcionarios. Creo que la
idea del gobierno es solucionar los  problemas, pero no era el momento, en
un año electoral, comentó Aguilar. 

Las
 medidas debieron ser tomadas  poco a poco, con la participación de
la sociedad civil, porque la frontera de Venezuela y Colombia, en el norte de
Santander, es un país dentro de otro país, por donde se desplazan más de 40 mil
vehículos que entran y salen. Pero no pagan peajes del lado de acá  para
utilizarlos en mejoramiento de los servicios. Nuestros gobernantes han fallado.
No ha habido planificación real. 

¿El cierre de la frontera
afecta a empresas establecidas en la Zona Industrial de Valencia?

-Si,
porque hay mercancías que vienen de Colombia y deben pasar por Ureña para
ingresar a territorio venezolano. Esto va a crear una gran crisis en industrias
y empresas que necesitan esta mercancía y no la pueden sacar de Cúcuta a donde
han llegado, de tránsito, procedentes de los puertos de Cartagena  y San
Andrés. 

Las
pérdidas son considerables porque los empresarios venezolanos tienen que pagar
estacionamiento del transporte, seguridad, locales y personal hasta que las
autoridades venezolanas permitan el ingreso al territorio nacional para pagar
los derechos arancelarios. 

¿Qué sabe usted del
paramilitarismo en la frontera?

-Unos
hablan de paramilitares, otros de guerrilla y de hampa común. En la frontera
hay de todo, pero no nos atrevemos a confirmar lo del paramilitarismo porque no
tenemos conocimiento de eso. Los cuerpos de seguridad del Estado si lo saben y
creo que, en eso, estaban los jóvenes víctimas de emboscada. 

¿Por qué la mayoría de los
niños de la zona San Antonio Ureña estudian en Cúcuta?

-En
Cúcuta hay mucha seguridad y los que trabajan en San Antonio y Ureña que, en su
mayoría son mano calificada, viven en territorio colombiano donde no corren
peligro de ser secuestrados. En la parte de acá  no tenemos servicios
suficientes para atender a alrededor de mil 500 niños, de acuerdo a cifra
suministrada por el alcalde. 

El
Gobierno, desde hace más de 14 años, viene hablando de la zona de integración
económica fronteriza que podría motivar la inversión. A la frontera no se le ha
prestado atención. 

En
Ureña,  hay un central azucarero que debía trabajar las 24 horas del día.
Escasamente lo hace siete horas y la productividad no alcanza ni para surtir al
estado Táchira, porque, la mayoría de terrenos que eran aptos para el cultivo
de caña de azúcar, fue tomada,durante una campaña electoral del extinto
Presidente, para meter personas en una zona que llamaron invasiones. 

¿Qué propone Fedecámaras
Táchira?

-Nos
oponemos a que se atropelle a los ciudadanos venezolanos y colombianos. Hay que
respetar los derechos humanos. Los que más sufren son los humildes, los
desvalidos pero no se ha puesto bajo arresto a los capos del narcotráfico y del
paramilitarismo de los cuales tiene información el Gobierno. 

Exigimos
mejor trato por parte de los funcionarios de los órganos de control para el
acceso al país. Algunas organizaciones y particulares expresan la importancia
de suspender la forma en que se ha llevado a cabo la salida de los ciudadanos
colombianos, establecer una mejor organización, menos traumática,
particularmente en lo que se refiere al traslado de enseres que son de
propiedad de estas personas que están siendo sacadas del país bajo esta medida
del Gobierno venezolano. 

Se
conocen algunas acciones de carácter humanitario que se están realizando y
permiten la salida o ingreso a través de los puentes internacionales, pero en
el caso de los enseres no se está dando trato especial por lo que los
ciudadanos están trasladando sus pocas pertenencias a través del paso por el
río Táchira, situación considerada de falta de trato humanitario y de respeto a
la propiedad de estos ciudadanos. 

¿Es cierto que, después de la
intervención de la frontera, se eliminaron las colas?

-Las
calles están solas porque la gente de Cúcuta no puede venir a comprar y porque,
los padres de familias, no van a llevar a la escuela a sus hijos, por la época
de vacaciones escolares. 

Pero las
colas, para comprar productos básicos no se han acabado. Hay que comprar
 por el terminal de la cédula de identidad para lo cual hay que anotarse
en una lista que solo admiten 24 personas. A los habitantes del Táchira nos
tienen castigados achacándonos que somos bachaqueros y contrabandistas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.