COMPARTE

Dayrí Blanco

Los jueves amanece más temprano para Olga Núñez. También sucede en casa de otras 500 personas. Antes de las 4 a.m. se les ve por los alrededores del Círculo Militar para poder comprar unos cuantos alimentos disponibles en el inventario del Pdval del lugar. No pueden acercarse mucho. Está prohibido pernoctar. Pero llegan, “marcan la cola”, y a las 8:30 a.m. comienza la revisión del terminal del número de cédula que debe ser 6 o 7.

Pero el filtro no llega hasta ahí. Antes que uniformados de verde hagan “su trabajo”, en medio del nerviosismo que se siente en el ambiente por la inseguridad desatada en la zona, los clientes se van contando. Saben que solo los primeros 150 podrán entrar. El resto deberá volver en una semana un poco más temprano.

Olga era la número 22 según el orden de llegada. Pero al iniciar la entrega de números le dieron el 54. “Los militares se reservan algunos para sus familiares y conocidos”, expresó con la indignación marcado en su rostro mojado por el sudor ya a las 10 a.m. cuando logro salir del Pdval con un pequeño saco cargado de dos litros de aceite, dos kilos de azúcar y la misma cantidad de harina de maíz. Solo eso.

Quienes trabajan para instituciones públicas tienen más suerte. En las tardes, previo convenio, la venta se realiza solo a quienes aparecen en un listado privilegiado. El jueves en la mañana la lista la hacía una funcionaria de la gobernación de Carabobo. “No hay límites, todos los que se logren anotar comprarán presentando su carnet”, explicó.

Las más de 300 personas que quedaron excluidas en Pdval durante la mañana se tuvieron que conformar con hacer el ya típico recorrido semanal por diferentes establecimientos. Esta vez el Bicentenario de El Trigal sí fue una opción tras una semana sin inventario de productos regulados. La larga cola en las afueras del comercio evidenciaba la llegada de mercancía.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.