COMPARTE

Darío Sánchez García

Las ventas de empanadas en el restaurant de Samia Alí cayeron vertiginosamente. De 200 preparadas al día ahora se cocinan 100 y no se venden todas. Los encargados de la Iglesia Bautista Redención cambiaron el horario de sus congregaciones  y hasta cambiaron su entrada principal.

Estas experiencias son causadas por un colapso de cloacas en la calle Soublette con Carabobo, que Hidrocentro y la Alcaldía de Guacara han sido incapaces de corregir en ocho meses, según testimonios de comerciantes y vecinos.

El colapso, que se presume sea causado por el derrumbe del colector principal, tiene número de reclamo en Hidrocentro, organismo que de acuerdo a Augusto González, del recinto de oración, reconoció estar colapsada de trabajos.

La respuesta fue que inspeccionarían el problema para febrero o marzo de  2016 por la acumulación de obras que tienen, detalló el vecino.

González relató que una cuadrilla de la alcaldía abrió un hueco para lo que parecía ser el inicio de las obras correctivas, hace una semana, el mismo día en que el candidato del PSUV caminaba en campaña electoral junto al alcalde. Después de ese día, la maquinaria dejó de trabajar y el orificio quedó lleno de agua cloacal.

La comunidad rogó para que el problema sea resuelto antes de fin de año, por las incomodidades que genera. Malos olores, daño a la capa asfáltica y perjuicio a los locales comerciales. (DSG) 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.