COMPARTE

Luis Alejandro
Borrero | lborrero@el-carabobeno.com

Doblado en tres partes, Ana Gómez lleva en su mano izquierda
un billete púrpura. Con la otra mano se sostiene del bastón. La mujer —más de
60 años, cabello plateado— viene de consulta médica. Espera en la parada de la
avenida bolívar norte un autobús que la lleve a casa de su hija en Naguanagua.
Cuando olvida su carnet de tercera edad sabe que tiene que pagar pasaje
completo. Pero los reglamentarios 18 bolívares no le alcanzan.

— Mi hija siempre me pegunta si tengo “sencillo” por ahí.

— ¿Por qué?

— Para no dar los 20 bolívares. Es que ellos (colectores) no
dan el vuelto cuando el pasaje es 18 bolívares.

Desde este martes la tarifa de pasaje urbano quedó ajustada
a 18 bolívares. La alcaldía de Valencia hizo la adecuación de conformidad con
la gaceta 6.172 del 12 de febrero de 2015. Allí el Ministerio de Transporte
Terrestre ordenaba un 20% de aumento a partir del 1 de agosto. Los
transportistas no cumplen y cobran 20 bolívares, 11% más de lo establecido,
coincidió Elizabeth Díaz. Y no es nuevo.

— Yo pago 20 bolívares desde agosto.

— ¿Nunca le dan el
vuelto?

— No. Y uno no puede reclamar. Le insultan, te pegan un
regaño los colectores.

En los autobuses se usan documentos no oficiales para justificar
el aumento. Díaz recordó que la gaceta estaba pegada en las unidades con cinta
plástica. “Ellos se valían de ese papel, no tenía sello húmedo de la alcaldía
ni nada”.

—Uno se quedaba parado esperando el vuelto. Pero los
colectores se hacen los locos.

Quienes administran el pasaje prefieren no tener a la mano
billetes de dos bolívares. De esa forma se justifican. No dan el vuelto
correspondiente y se agarran los 20 bolivares, relata la mujer consternada.
Reafirma que no se puede reclamar. Los choferes y colectores manejan la ley a
su antojo, dice.

— ¿Y el servicio cómo
es?

— Malísimo. Mira cómo veníamos allí: guindados, dice la
mujer al bajarse de su autobús, en la misma parada que la señora Ana.

La escasez de unidades sigue siendo un drama. Para ir desde
Camoruco hasta la avenida Paseo Cabriales Elizabeth ha esperado hasta dos
horas. En teoría el recorrido debería durar siete minutos.

— El día que llovió con truenos y relámpagos me tuve que ir
caminando con un grupo. En la parada no pasaban unidades.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.