Aún no hay fecha oficial para la liberación de los rehenes. (Foto AFP)

AFP

Colombia sigue atenta este jueves a los preparativos para la anunciada liberación de un general y otros cuatro rehenes de la guerrilla comunista de las FARC, lo cual permitirá reanudar los diálogos de paz en La Habana, suspendidos por el gobierno luego de las capturas.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), regularmente convocado para entregas de prisioneros por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo tener “luz verde” para comenzar “labores humanitarias para llevar a cabo la liberación”.

Patricia Rey, vocera del CICR, no dio una fecha exacta para la liberación por la “complejidad” de la coordinación del operativo.

Sin embargo, las operaciones militares de búsqueda y rescate proseguían tanto en el departamento del Chocó, donde el domingo fueron capturados el brigadier general Rubén Alzate, un cabo y una abogada, así como en el de Arauca, donde dos soldados fueron hechos prisioneros tras combates hace diez días.

“El despliegue de fuerzas, desplazamientos y tropas sigue igual por ahora”, dijo a la AFP una fuente militar.

Desde La Habana, uno de los negociadores de paz de la guerrilla en Cuba cuestionó estas operaciones. “Hay ametrallamientos, hay bombardeos en el área y toda acción de fuerza en este momento es inconveniente”, dijo alias Rodrigo Granda a la radio colombiana Caracol.

El pasado miércoles se anunció que ambas partes acordaron condiciones para la devolución de los cautivos. Alzate es el oficial de más alto rango hecho prisionero de las FARC en 50 años de conflicto armado.

El general fue capturado en confusas circunstancias cuando visitaba de civil el caserío de Las Mercedes, a unos 30 minutos por barco de la capital regional Quibdó.

Mientras las autoridades aseguran que el soldado que manejaba el bote en que viajaba Alzate vio a guerrilleros armados salir de casas para abordar al general, los pobladores dicen que presenciaron una retención sin violencia y expresan su miedo a convertirse en blanco de ataques por estar en medio de la polémica.

“Eran cuatro hombres vestidos de civil que llegaron en una panga (embarcación de madera) como media hora antes que el general. Se sentaron en unos bancos frente a la iglesia y cuando llegó el general con sus acompañantes se encontraron todos acá, conversaron y, cuando volví a ver, se iban todos en una panga”, relató a la AFP Presentación Palomeque, líder comunitario de Las Mercedes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.