COMPARTE

EFE

Al menos un centenar de colombianos, la mayoría de ellos deportados de
Venezuela, se manifestaron este viernes en la frontera pidiendo que los dejen
reunir con sus familias, acto en el que sus arengas fueron dirigidas contra el
presidente Nicolás Maduro.

La
protesta tuvo lugar en el puente internacional Simón Bolívar, que une a la
ciudad de Cúcuta con San Antonio.

Los
manifestantes llevaban pancartas con frases como “Venezuela,
despierta”, un mensaje a los habitantes del país vecino para que tomen
conciencia de la situación.

Muchos de
los manifestantes vestían camisetas amarillas de la selección de fútbol.
Pidieron además que varias personas que fueron detenidas en los últimos días
por las autoridades venezolanas, como el colombiano Alexis Correa, sean
liberadas.

“Yo
soy colombiano, vivo en Villa del Rosario, pero estoy aquí apoyando a mis
compatriotas de la frontera porque lo único que hacemos es trabajar y nada
más”, dijo a Efe Alexander González.

La
frontera está cerrada desde el pasado 20 de agosto por orden de Maduro como
parte de una campaña contra el contrabando y supuestos paramilitares. Además el
mandatario decretó un estado de excepción en la zona que hoy se amplió a 10
municipios.

La
solución para arreglar esta crisis, dice González, es que los presidentes de
Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela “se sienten a una mesa y
hablen porque la situación está perjudicando a colombianos y venezolanos que
son hermanos y no debe haber polémica”.

Asimismo
dijo que “Maduro no piensa con la cabeza, sino con los pies” porque
no de otra manera se puede explicar el cierre de la frontera y la deportación
de colombianos.

Por su
lado, Jeneris Julio, de 20 años, dijo a Efe que fue sacada el domingo de
Venezuela “con engaños”, porque las autoridades le pidieron la cédula
para supuestamente verificar sus antecedentes y luego la separaron de su
familia y la deportaron.

Añadió
que otros de sus familiares regresaron a Colombia porque huyeron por el río
Táchira y dejaron al otro lado de la frontera todo lo que tenían.

Detalló
que ella vivió 8 años en Venezuela porque sus padres tenían un restaurante,
pero estudió en Colombia “y ahora estaba estudiando contaduría
pública”.

Con voz
quebrada dijo que algunos familiares cercanos, como tíos y primos se quedaron
allá y “ahora lo que pedimos es que nos dejen volver a ser una familia
como antes, que nos dejen reunir para comenzar una nueva vida en Colombia”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.