COMPARTE


El bulevar Pérez Almarza es de los sitios comerciales referentes en el centro de Maracay. (Foto César Pérez)

Luis Alejandro Borrero || [email protected]

Lo que más les indigna es la incertidumbre. No saben cuándo saldrán, literalmente, de la oscuridad. Comerciantes en el centro de Maracay cumplieron 22 días sin electricidad producto de una falla. “Estamos sufriendo lo más grave” confesó Georges Homsy, afectado.

La explosión de un transformador dejó sin el servicio a varios comercios del bulevar Pérez Almarza, en el centro de Maracay. Desde que se produjo la falla, al menos 17 locales están a oscuras. “Estamos en una grave situación comercial”.

¿Se puede mezclar la resignación, con el asombro? Homsy intentó figurarlo. Con su mirada desvanecida, lamentó la respuesta que han obtenido del único ente oficial que los ha visitado: Corpoelec. “La empresa tiene el transformador para sustituir, pero hacen falta materiales para su instalación”.

¿Cómo es que la estatal eléctrica no tiene insumos para instalar un transformador? Se preguntó. Los trabajadores requieren conectores, cintas aislantes, terminales y fusibles. El costo de reparación sería de 200 mil bolívares. Perplejo, dijo que los gastos los tenían que asumir los comerciantes, como si fuera poco sumado a bajas ventas.

Costosas soluciones

No todos los comerciantes tienen 10 mil bolívares diarios. Eso es lo que paga una de las tiendas por una planta eléctrica. Menos en tiempos de recesión, dijo el señor de ojos azules, cabello blanco y camisa abotonada.

El peor castigo de un comerciante es tener la caja registradora vacía. “Nos están cortando el derecho a trabajar”. Las ventas han disminuido a un tercio de lo que normalmente ganan los comerciantes. El tránsito de clientes es escaso en la tienda de Homsy.

Quienes entran en el comercio dejan saber con su expresión la molestia. No hay aire acondicionado, no se pueden realizar pagos electrónicos y apenas se puede ojear la mercancía. “Esto nos está ahuyentando a los clientes”, dijo una de las ayudantes del vendedor de raíces árabes.

Protestas vienen en camino

Si no se resuelve, no les quedará otra opción. Los comerciantes están dispuestos a salir a la calle a protestar. Ya lo hicieron el pasado jueves. Nada se solucionó concretamente, por lo que no descartan nuevas acciones de calle para llamar la atención de organismos.

Desde la protesta, el único que ha dado la cara es un técnico de mantenimiento de Corpoelec. Ni el gobierno regional, ni la alcaldía de Girardot han aportado si quiera una planta eléctrica. “Nos dijeron que mientras se paga la reparación, se traen los materiales y se instala el transformador, pueden pasar uno o dos meses”, algo inaceptable para Homsy.

El sufrimiento es doble para el deprimido comerciante. Su tienda es, desde hace 38 años, su hogar. Vive con su familia en el piso de arriba. “Racionamos el agua para ir al baño, pasamos calor día y noche”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.