COMPARTE


Algunos locales no tienen mercancía para exhibir.
(Foto Clemente Espinoza)

Dayrí Blanco

Las santamarías siguen abajo. Muchas de ellas se mostrarán así de forma permanente. El sector comercio en la región está padeciendo una dramática crisis, sin precedentes. La caída de sus inventarios es evidente. Basta con ver sus exhibiciones. En su mayoría están vacías. Por eso el proceso de reapertura tras el receso decembrino ha sido lento.

Según datos del presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Gustavo Sosa Izaguirre, entre 20% y 25% del sector se mantiene cerrado. Muchos siguen evaluando el rumbo que tomarán. Todo indica que las tradicionales cuentas que se sacan las primeras semanas de enero luego del cierre fiscal se han convertido en excusa para alargar la inactividad.

Muchos locales tienen en sus puertas avisos que indican que están cerrados por inventario o remodelación. Pero la realidad es que no tienen mercancía y están agotando todas las opciones posibles de cambiar de rubro y reducir personal. A otros se les imposibilita abrir porque no tienen nada que vender. Y algunos ante el temor de ser sancionados y la presión de las fiscalizaciones abren, y prácticamente tienen en inventario lo que está en exhibición.

Pero el panorama se agudizará. Al tomar como referencia las adjudicaciones de divisas del año pasado que fueron solo de 13% por vía Cencoex y Sicad I, y no llegaron a 30% por Sicad II, y se le suma la merma en ingresos fiscales por concepto de la renta petrolera que ha bajado de 98 dólares a 38 el barril, las restricciones para el otorgamiento de la moneda extranjera serán mayores. Sosa Izaguirre estima que se contará apenas con 15% del monto requerido por el sector privado que es de cuatro mil 500 millones de dólares mensuales para poder satisfacer la demanda de bienes y servicios de la población.

Marcaje de precios

El marcaje de precios justos no será más que la ruptura de la cadena de distribución. Será imposible que se implemente esa medida desde el productor y el importador sin que estos conozcan la información de costos del universo de sus clientes.

Además, no se debe celebrar que se haya otorgado una prórroga. Se debió exigir la eliminación de ese nuevo control que no hace más que seguir atacando a la empresa privada. “No se deben seguir incrementando los controles, se debe desmontar el modelo económico que ha fracasado”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.