COMPARTE

Dayrí Blanco

Siempre frente a las cámaras. “Exprópiese”, repitió una y
otra vez el fallecido presidente Hugo Chávez durante 2007 y 2008.
Los aplausos
de sus seguidores no se hacían esperar. Así empezó la historia de cerca de 20
empresas en Carabobo que redujeron al mínimo su producción al pasar a manos del
Estado, cuyos funcionarios serán los mismos que promoverán la manufactura
nacional y sustitución de las importaciones.

El encargado de anunciar el nuevo plan económico fue el
mandatario Nicolás Maduro. Esta vez no hubo aplausos. La idea es la creación de
una comisión de alto nivel de carácter presidencial conformada por la
vicepresidencia para el área Económica y la de Planificación y el Conocimiento,
Pdvsa, Sidor, Cantv y Fedeindustria, según detalló durante transmisión en
cadena de radio y televisión.

Pero en materia de producción el Gobierno ha demostrado ser
un fracaso según Marcela Máspero, coordinadora de la Unión Nacional de
Trabajadores (Unete). El 95% de las empresas expropiadas tienen serias fallas
en el mantenimiento
, la infraestructura, y sobre todo, han disminuido su
capacidad para producir.

Desde Fedecámaras también se ha hecho la advertencia. Carlos
Larrazabal, primer vicepresidente del organismo, indicó que en los últimos 15
años el Ejecutivo ha expropiado más de mil 400 compañías que manufacturan menos
de la mitad de su capacidad total, pese a que tienen el doble de  la nómina con la que contaban cuando eran
privadas.

En Carabobo hay ejemplos claves. Durante el último año la
producción de Industrias Diana cayó en 25% al descender de164 mil 904 toneladas
registradas en 2013 a 124 mil 482
, de acuerdo a la memoria y cuenta del
ministerio de Alimentación. La empresa tenía previsto producir en 2014 un total
de 200 mil 580 toneladas, lo que significa que solo se cumplió 74% de la
planificación calculada al tener una operatividad promedio de 64%.

Rialca fue otra de las compañías banderas de la política de
expropiación. La que fue una de las más importantes fábricas de rines del país
trabaja a 5% de su capacidad. Se dejaron de fabricar 30 mil rines semanales,
para hacer en promedio mil 500.

Desde distintas empresas privadas se ha denunciado la caída
de suministro de materia prima local que proveen las industrias básicas del
estado. Las importaciones se han incrementado y sustituirlas no será una tarea
fácil
, mientras las compañías requieran de los escasos dólares para la compra
hasta de repuestos para mantener operativas las maquinarias.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.