COMPARTE

EFE

El mundo
celebra el acuerdo alcanzado entre las principales potencias e Irán, que limita
su programa nuclear y normaliza las relaciones diplomáticas de Teherán, en lo
que aparece como el inicio de una nueva era internacional.

Con
la excepción de Israel, algunas monarquías árabes como Arabia Saudí y la
oposición republicana en EEUU, la comunidad internacional acogió con alegría y
alivio un acuerdo que ha costado dos años de negociaciones tras más de una
década de abierto conflicto.

“Con
valor, voluntad política, respeto mutuo y liderazgo, hemos entregado lo que el
mundo estaba esperando, con el compromiso compartido para la paz y uniendo
manos para hacer nuestro mundo más seguro”, dijo la responsable de
política exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, al anunciar el
acuerdo en Viena.

Mogherini
y el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, confirmaron un acuerdo
“histórico” que es “bueno para todos”.

Poco
después, en una comparecencia en la Casa Blanca, el presidente estadounidense,
Barack Obama, alababa el pacto
: “Después de dos décadas de negociaciones,
Estados Unidos, junto con nuestros aliados internacionales, ha logrado algo que
décadas de hostilidad no han conseguido: un acuerdo integral a largo plazo con
Irán que evitará que consiga un arma nuclear”.

Por
su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, afirmó que este acuerdo está
basado en la premisa de que “todos ganen” y abre “una nueva
relación” de la República Islámica con el mundo.

“Hoy
no es el día del final, hoy es el día del comienzo, de un comienzo para un
nuevo movimiento, un nuevo regocijo, una nueva esperanza, un futuro mejor para
los jóvenes, un movimiento más acelerado para el crecimiento y desarrollo de
nuestro país”, aseguró en una comparecencia en directo por la televisión
pública iraní.

El
mandatario ruso, Vladimir Putin, fue uno de los primeros en mostrar su
satisfacción ante un acuerdo que va a permitir al mundo “respirar con
“gran alivio” porque ayudará a “fortalecer la seguridad
internacional y regional”.

“Rusia
hará todo lo que de ella dependa para que los acuerdos de Viena se lleven a la
práctica y ayuden a un régimen de no proliferación nuclear, la creación en
Oriente de una zona libre de armas de exterminio masivo y de sus portadores,
así como a movilizar una amplia coalición en la región para hacer frente a la
amenaza terrorista”, aseguró.

Para
el presidente francés, François Hollande, este pacto “es muy
importante” porque, más allá de que Teherán se compromete a reducir sus
capacidades, habrá verificaciones internacionales y si no cumple se
restablecerán las sanciones y consideró que ese compromiso, tras 12 años de
negociaciones, significa que “el mundo avanza”.

En
la misma línea, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ensalzó el
“histórico acuerdo”, que consideró “una prueba del valor del
diálogo”.

También
Alemania y Reino Unido manifestaron su satisfacción por un pacto que elimina la
amenaza de que Irán se haga con armamento nuclear, además de promover una mejor
relación en la comunidad internacional.

“Después
de una persistente diplomacia y duras sanciones, la comunidad internacional ha
conseguido un acuerdo histórico con Irán, un acuerdo que garantiza nuestro
objetivo fundamental de evitar que Irán desarrolle un arma nuclear y que
contribuirá a hacer del mundo un lugar más seguro”, afirmó el primer ministro
británico, David Cameron.

Hoy
es “un día histórico”, un “momento extraordinario”, porque
el acuerdo “aporta más seguridad al mundo, a la región y especialmente a
los vecinos de Irán”, dijo el titular de Exteriores alemán, Frank-Walter
Steinmeier.

Su
colega italiano, Paolo Gentiloni, se mostró “convencido” de que el
pacto, “esperado desde hace mucho tiempo”, conllevará “efectos
positivos a nivel global y en la región, ya sea para la evolución de los
diferentes escenarios de crisis o para afrontar la amenaza representada por el
extremismo violento y el terrorismo”

España
también recibió con satisfacción el acuerdo, cuya aplicación necesitará
“la buena fe y la confianza de las partes y de toda la comunidad
internacional”.

“El
acuerdo sienta las bases para garantizar los fines exclusivamente civiles del
programa nuclear iraní”, señaló el Gobierno español en un comunicado.

También
el presidente sirio, Bachar al Asad, celebró el pacto, que será “un gran
punto de inflexión” en la historia de la República Islámica, la región y
el mundo.

Al
Asad calificó el pacto de “gran victoria y logro histórico” de
Teherán y opinó que supone “un reconocimiento inequívoco de los países del
mundo al pacifismo del programa nuclear de Irán, que garantiza la conservación
de sus derechos nacionales”.

Asimismo,
el Vaticano acogió con agrado el anuncio y su portavoz, Federico Lombardi, lo
valoró “positivamente”.

En
el otro extremo, Israel criticó el acuerdo, que, según su primer ministro, Benjamin
Netanyahu, es “un error de proporciones históricas” y aseguró que
hará todo lo que esté en su mano para impedir que ese país tenga armas
atómicas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.