COMPARTE

AFP

Microsoft lanza oficialmente el miércoles en 190 países un
nuevo Windows, el Windows 10, con el que espera hacer olvidar los errores de la
versión precedente del sistema operativo y su fracaso en el mercado del
smartphone.

La revolución móvil de Microsoft, anunciada en el momento
del lanzamiento del Windows 8 a fines de 2012, no tuvo lugar: consumidores,
empresas y creadores de aplicaciones para móviles ignoraron el software, y el
grupo estadounidense anunció a principios de julio la supresión de 7.800
empleos, esencialmente de su filial de telefonía Nokia, que ya había soportado
anteriormente gran parte de los 18.000 puestos suprimidos el año pasado.

Además de la reintroducción simbólica del menú de arranque,
cuya desaparición del Windows 8 desconcertó a muchos usuarios, Windows 10
vuelve a la normalidad y está previsto que equipe 1.000 millones de aparatos de
aquí a 2018. Hoy en día el sistema operativo Windows, teniendo en cuenta todas
sus versiones, esta instalado en 1.500 millones de ordenadores de todo el mundo,
fundamentalmente en PC.

 Tarde para el mercado
del móvil

Contrariamente a los sistemas operativos precedentes, que
declinan hacia una u otra variante en función del tipo de computador, Windows
10 es universal y se adapta tanto a los PC como a los smartphones, pasando por
las consolas de juegos Xbox o por las gafas de realidad virtual.

“La esperanza es atraer a creadores de aplicaciones,
especialmente para teléfonos, donde Microsoft lo lleva peor”, estimó Rob
Enderle, un analista independiente del sector tecnológico.

A falta de un catálogo suficientemente convincente de
aplicaciones, los teléfonos Windows no tienen hoy el peso suficiente como para
hacer frente al iPhone de Apple o a los smartphones de múltiples marcas que
funcionan con Android, el sistema de explotación de Google.

“Están muy retrasados en el mercado de móviles y
tomaría muchísimo esfuerzo y tiempo, y un auténtico cambio de mentalidad de
otros actores (como los creadores) para que los teléfonos Windows ganen terreno
realmente”, explicó Steve Kleynhans, un analista de la consultora
estadounidense de investigación de tecnologías Gartner.

Microsoft, por su parte, se muestra “pragmático”,
abriendo ciertos productos a ecosistemas de la competencia, como por ejemplo su
aplicación Office para iPad, recordó Kleynhans.

Otra novedad del Windows 10 es que tendrá actualizaciones
permanentes y automáticas tras su compra, sin tener que esperar, como hoy, a
que salga la siguiente versión. “Todo va en la dirección de construir una
relación” con el consumidor, con una idea de Windows como “un servicio
permanente que evoluciona”, estimó Frank Gillett, un analista del gabinete
Forrester.

 ¿Aires nuevos para el
PC?

Para acelerar su adopción, Microsoft ofrece por primera vez
Windows 10 como una actualización gratuita para los usuarios de las versiones
precedentes (Windows 7 y 8), mientras los fabricantes de ordenadores seguirán
pagando para instalarlo en sus aparatos, licencias que constituyen la principal
fuente de ingresos del grupo.

Para Steve Kleynhans, Microsoft proporciona a los
consumidores una “muestra gratuita del nuevo sistema de explotación”,
y espera así convencerles de comprar un nuevo ordenador.

El mercado mundial del PC, anclaje de Microsoft, está en
crisis desde hace más de tres años, canibalizado por las tabletas y los
teléfonos inteligentes, por lo que sus ventas disminuyeron en el segundo
trimestre de 9,5% a 11,8%, según los gabinetes estadounidenses Gartner e International
Data Corporation (IDC).

“El ecosistema del PC ha estado recientemente bajo
presión, pero Windows 10 va a ampliar nuestras oportunidades económicas”,
aseguró la semana pasada el presidente de Microsoft, Satya Nadella.

Para Steve Kleynhans, Windows 10 “tendrá un impacto en
el aspecto de los PC que compramos”, ya que “acelerará” la
tendencia a dotarlos de funcionalidades como la identificación biométrica, los
comandos táctiles, el asistente vocal Cortana (equivalente de Siri en Apple) o
el navegador Edge (sustituto de Internet Explorer).

El analista afirmó que, en cambio, no cree que vaya a
producirse “un gran impacto en las ventas. La gente cambia su PC cuando
tiene un motivo para hacerlo y Windows 10, por sí mismo, no es una razón”,
por lo menos a corto plazo. Para el experto, las empresas, particularmente
opuestas a Windows 8, tendrán que hacer frente a fin del soporte técnico de
Windows 7, lo que “aumentará la presión para pasar a Windows 10”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.