COMPARTE


En almacén la carga puede descomponerse ante de llegar al destinatario final. (Foto José López)

Litzy Sanz Nava || lsanz@el-carabobeno.com

En la lista de problemas que confronta la actividad portuaria en la costa carabobeña se destaca que un contenedor refrigerado con cargas alimenticias permanece hasta un mes en unos de los tantos almacenes destinados en Puerto Cabello para tal fin. Período además en el que estos furgones son depositados en espacios inadecuados, sometidos a los embates del clima y el salitre propio de la zona, posicionados además en superficies de tierra y sin las plantas eléctricas (power pack) adecuadas que garanticen su adecuado almacenamiento.

Al despacho de la parlamentaria carabobeña por Proyecto Venezuela Deyalitza Aray constantemente llega un sinfín de estas denuncias. En una labor de investigación realizada por su equipo de trabajo, diversos sectores de la comunidad marítima aseguraron a la diputada carabobeña, que las denuncias solo requieren de un recorrido por el conglomerado de almacenadoras ubicadas en la primera etapa de la antigua Hacienda La Salina, a escasos metros de donde Bolivariana de Puertos (BoliPuertos) construye una nueva terminal de contenedores.

Transportistas de cargas pesadas relatan que efectivamente en estos espacios llegan a posicionarse, por un mes, más de 400 contenedores.

La mayoría de estas cargas son propiedad del Gobierno venezolano, a través de estatales como Bariven, Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA) y la Productora Venezolana de Alimentos (Pdval).

Aray advirtió que en el marco de las denuncias se destaca que no existen garantes sobre el estricto control de altas y bajas de temperaturas que se le debe hacer a estos furgones, proceso indispensable para mantener su contenido en buen estado. La mayoría de estos contenedores no cuentan con una planta o conexión eléctrica que impida una baja abrupta de temperatura y por ende el deterioro de la carga. No hay garantías de la calidad del producto y de nuevo el Estado promueve la descomposición de toneladas de alimentos que pueden favorecer a cientos de familias venezolanas, señaló.

La parlamentaria aclaró que el problema es el mismo desde que el Gobierno asumiera el control de la importación, comercialización y distribución del 80% de los productos que se consumen en la nación. Explicó que las fallas están dadas por la incapacidad de autoridades y funcionarios para manejar una eficiente cadena logística de distribución, clave, para el éxito o fracaso de estos procesos.

Sin control pero con apoyo gubernamental

En apenas tres años, estos almacenes sitiaron todos los espacios disponibles en las cercanías del nuevo puerto carabobeño. Pero en su mayoría estos almacenes no cumplen lo establecido en la Ordenanza Municipal que rige su actividad. No están pavimentados, no cuentan con áreas techadas y sus manzanas están divididas por precarias calles, también de tierra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.