COMPARTE


El 70% de las partes para ensamblar un vehículo proviene del exterior. (Foto Archivo)

Pese a las reuniones con los gobiernos nacional y regional, las ensambladoras de vehículos en la región no han reactivado sus plantas. Por el contrario, empresas como General Motors bajaron su producción a 10 unidades diarias, mientras que las líneas de manufactura de Chrysler continúan apagadas, indicó Christian Pereira, presidente de la Federación de Trabajadores Automotrices, Autopartes y Conexos (Futaac).

Hace tres meses el Ejecutivo le otorgó a las empresas del sector una cantidad limitada de 30 millones de dólares que fueron invertidos en la importación de materia prima. Pero eso no es suficiente. El 70% de las partes para ensamblar un vehículo proviene del exterior.

A Chrysler de Venezuela, con una capacidad instalada de fabricar 14 mil automóviles al año, solo le alcanzará para ensamblar mil 500 carros. En lo que va de 2014 apenas han salido de esa planta 270 vehículos. Y mientras no se le adjudiquen más dólares, nuevamente la compañía verá paralizada sus actividades.

El proceso que inicia al momento de realizar los pedidos de insumos en el exterior, y que culmina en las líneas de producción, puede tardar entre 60 y 90 días. A esa empresa ya llegó la materia prima importada, pero aún no arrancan los ensamblajes porque compañías nacionales como Gabriel y Danaven no les han suministrado las partes automotrices requeridas. La causa es la misma: fallas en la producción por falta de la moneda extranjera.

Todo esto ha provocado que empresas como General Motors, Ford, Encava, Iveco, Mitsubishi y Toyota, aunque tengan asignaciones de divisas, están en un proceso en el que han tenido que estirar la materia prima que les queda tratando de no paralizar sus plantas, pero eso ha sido difícil durante los últimos días

Exigencias Reiteradas

Pereira fue tajante al exigir menos trabas en el proceso cambiario. “Si no existe la regularidad en la entrega de divisas, y si no se atienden a profundidad los problemas de la industria, los pocos dólares asignados serán pan para hoy y hambre para mañana”. Explicó que hay empresas como Suramérica de Soplados, que se dedican a la manufactura de tanques de gasolina, que tienen serios problemas de producción, hasta el punto que el patrono ha anunciado en varias oportunidades que el cierre de la planta puede ser inminente. Si esa fábrica no resuelve sus problemas, Chrysler tendrá que importar los tanques, pero no hay dólares para eso.

A pesar de reconocer el interés que han mostrado el gobierno regional y el comisionado presidencial para la recuperación de la industria automotriz, Saúl Ameliach, denunció que todavía los sindicatos no han sido llamados a las mesas de diálogo. El gobernador instó al comisionado a que se reuniera con los representantes sindicales, pero aún eso no ha sido posible. “Seguimos esperando el llamado”. (DB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.