Las protestas dejaron, según cifras oficiales, un saldo de 43 muertos y cientos de heridos. (Foto Archivo)

EFE

Este lunes 46 familiares de personas afectadas por las manifestaciones, en su mayoría simpatizantes del Gobierno venezolano, presentaron el “Comité de Víctimas de las Guarimbas y Golpe Continuado”, con el fin de recordar las historias de algunos de los muertos que dejaron las protestas antigubernamentales de principios de año.

“El propósito inicial es informarle al país, darle a conocer nuestras historias, todo lo que hemos sufrido callados”, indicó en una rueda de prensa la portavoz principal del comité, Nairobi Olivera.

El esposo de Olivera, el fiscal Julio González, falleció el 19 de febrero al estrellarse su camioneta contra un árbol después de que se enredaran las ruedas de su vehículo en una de las guarimbas (barricadas) instaladas en la ciudad de Valencia.

La portavoz indicó que la organización buscará acudir a “todos” los organismos nacionales e internacionales para informar “de viva voz” del dolor que sus integrantes “llevan dentro”.

Por su parte, Yendri Velásquez contó que perdió a su esposo, el capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Ramso Ernesto Bracho Bravo, el pasado 12 de marzo por un impacto de bala en Mañongo.

Velásquez afirmó que lo que busca el comité es “exigir” los derechos de sus integrantes y “darle a conocer al mundo” quiénes son “las verdaderas víctimas”.

También participó en la rueda de prensa Luis Durán, padre de Elvis, un joven de 29 años que, cuando circulaba el 22 de febrero con su moto por la avenida Rómulo Gallegos de Caracas, resultó degollado por un alambre de púas colocado de lado a lado de la calzada por grupos de protesta.

Durán lamentó que se pida hoy la libertad del dirigente opositor encarcelado Leopoldo López, quien se encuentra acusado de promover manifestaciones en esos meses que se saldaron con incidentes violentos.

Venezuela vivió a principios de año una serie de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, algunas violentas, que dejaron, según cifras oficiales, 43 muertos entre manifestantes, personas simpatizantes al gobierno, ciudadanos sin adscripción política y miembros de las fuerzas de seguridad.

Las manifestaciones, que se prolongaron durante cuatro meses, dejaron además cientos de heridos y detenidos, la mayoría de estos en libertad hoy, aunque muchos con medidas cautelares.

El Ejecutivo venezolano ha defendido que estas acciones estaban dirigidas a desestabilizar y finalmente terminar con la presidencia de Maduro dentro de un “golpe continuado” contra el sucesor de Hugo Chávez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.