Sara Pacheco

La capacidad  de atención ha mermado. El trabajo es de hormiguita. Sin embargo, los esfuerzos no han decaído. Desde hace aproximadamente nueve meses la crisis económica que envuelve al país, ha pegado con ahínco a la Universidad de Carabobo (UC). La máxima casa muestra las deficiencias presupuestarias ante los beneficios que reciben o deberían recibir los estudiantes, como por ejemplo el comedor.

Este lunes se reiniciaron actividades en el comedor central. Hoy, martes, después de seis largos meses, el comedor de la Facultad de Ingeniería reabrió sus puertas. Actualmente, el espacio tiene capacidad para servir 650 platos, a pesar que la población estudiantil asciende a los 10 mil. En cambio, en el central, se pueden atender a 3 mil 500 personas. Queda claro que más jóvenes reciben el beneficio, no obstante, el recinto podría prestar un servicio de 12 mil comidas, pero las cuentas no dan. Aproximadamente desde junio de 2015 tampoco están dando cenas.


Ramón Bravo,  director del comedor, explicó que han hecho frente al déficit gracias al arduo trabajo, tanto del personal como del ente rector y administrativo de la UC. Además la solidaridad de los empresarios con los cuales trabajan ha sido clave. “A veces los proveedores nos permiten estar hasta cinco o seis meses sin pagar”.

Carbohidratos, difíciles de conseguir

Hay un grupo de nutricionistas que trabaja con el personal del comedor. Frente a la difícil tarea de conseguir algunos rubros, ha sido necesaria la sustitución. Los nueves meses de crisis vinieron acompañados de la ausencia de los carbohidratos. La pasta y el arroz no se consiguen, ante el escenario Bravo explicó que ahora los platos están conformados por yuca o plátano, acompañados de proteínas, ensaladas y frutas.

¿Dónde queda la bebida?

El almuerzo no está completo sin la bebida. Al menos la mayoría de los venezolanos está acostumbrada a ello. Desde hace 10 años la máquina de jugos naturales del comedor central está inoperativa. Bravo detalló que se están haciendo las gestiones para activarla. La escasez de un elemento ha retrasado el proceso. “Sólo nos falta el azúcar ”.

Anteriormente se daban jugos de cartón equivalente a Bs 175, con los jugos naturales, el vaso representaría menos de Bs 30.

El comedor del área de deportes se mantiene cerrado. Para la universidad es imposible tener los tres al mismo tiempo. Continúan las planificaciones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.