COMPARTE

Cristhopher Borrero

Disentir en Venezuela puede ser motivo de condena. Pasar dos meses confinado en una celda de tres por dos, cinco pisos bajo tierra, con blanca iluminación incesante, visitas restringidas y vigilado enteramente por micrófonos y cámaras de seguridad es posible si solo un patriota cooperante te señala como una amenaza, lamentó Raúl López Gil, el primer venezolano en tocar “La Tumba”, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) situado en la Zona Rental de Plaza Venezuela, Caracas. 

El 21 de julio de 2014 Gil habría sido aprehendido por funcionarios del Sebin, bajo la presunta acusación de que en el vehículo donde se desplazaba iban guarimberos. “Ese día había una protesta en Bello Monte. Pero yo no estaba allí sino con unos amigos en mi carro. Luego de que los funcionarios nos revisaran y no hallaran nada, nos pidieron que rindiéramos declaraciones en el Sebin. Desde ese día quedé detenido”, relató. 

El hombre consideró que hoy día cualquier venezolano es un potencial preso político, por lo que la aprobación de una Ley de Amnistía ofrecería no solo una vía para reconciliación nacional sino un camino para la justicia. 

Gil fue liberado el 30 de abril de 2015, los meses restantes de su presidió los cumplió en el Helicoide. Durante su encierro conoció muchas historias similares a la suya. Se estiman unos 120 presos políticos hasta hoy. 

Amnistía Al Desnudo

Theresly Malavé, abogada y corredactora del proyecto de Ley, explicó que la Ley aprobada en primera discusión es una atribución parlamentaria que concede olvido a hechos tipificados como delitos comunes, pero la actual propuesta es atípica, porque no solo se limita a lo penal sino que toca lo contencioso administrativo, civil y laboral. El instrumento legal arroparía incluso a las expropiaciones, acotó. 

El grueso de los presos políticos son completamente inocentes, sostuvo Malavé. “La mayoría están presos sin razones válidas. La amnistía se pide ante la falta de instituciones en el país”, justificó. 

La especialista argumentó que según el artículo 3 de la Carta Democrática, para que exista democracia debe prevalecer la independencia de poderes, situación que es cuestionada hoy día. 

Omar Mora Tosta, abogado, insistió que la Ley de Amnistía se va a aprobar pero con la gente en la calle. “Es responsabilidad de ustedes, porque quienes hoy gobiernan se dedicaron a destruir las instituciones”, vociferó. También nombró a Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo (UC) como promotor de las charlas del instrumento en discusión. 

Las impresiones fueron rendidas en el foro Anteproyecto de la Ley de Amnistía, dictado en la Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad de Carabobo. 

La justicia está secuestrada

Pablo Aure, secretario de la UC, cumplió este miércoles con su régimen de presentación número 44 en el Palacio de Justicia, y a su salida declaró que, su proceso continúa paralizado porque la justicia en Venezuela está secuestrada por “hampones que no respetan el debido proceso, que se creen dueños del país y se han encargado de infundir miedo y desesperanza”. 

Aure indicó que este es el momento de la resistencia, pero con mucha inteligencia. Aseveró que la nueva AN debe sanear el TSJ. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.