COMPARTE


El senador demócrata Patrick Leahy en una visita de tres días a la isla. (Foto EFE)

EFE

Cuba está lista para recibir mañana miércoles a la delegación estadounidense de más alto rango que visita la isla desde hace décadas, unos encuentros que servirán para trazar la agenda que guiará la normalización de sus relaciones, con la apertura de embajadas como uno de los asuntos prioritarios.

La maquinaria diplomática de ambos países está en marcha para iniciar mañana las negociaciones que encabezarán dos mujeres: por el lado cubano, la directora general de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal; y por el norteamericano la secretaria de Estado de EE.UU para Latinoamérica, Roberta Jacobson.

Las conversaciones, que se prolongarán dos días, se centrarán la jornada del miércoles en el diálogo migratorio, una cita que ya estaba prevista desde hacía meses; mientras que el jueves abordarán asuntos relacionados con el reinicio de los lazos diplomáticos, rotos en 1961.

Uno de los temas centrales de estas conversaciones será la reapertura de legaciones, “las cuestiones técnicas y logísticas para iniciar las operaciones de la embajada, su personal y la tramitación de visados”, señala hoy una nota del Departamento de Estado sobre la visita de Jacobson, que llegará a la isla este miércoles a medio día.

Concretamente, en esta discusión Estados Unidos quiere tratar la eliminación de los límites al personal diplomático estadounidense, las restricciones al movimiento de miembros de la misión y las dificultades para recibir envíos del exterior, adelantaron el pasado lunes funcionarios del Departamento de Estado.

El actual edificio de la Sección de Intereses de EE.UU en La Habana albergará la futura embajada, una construcción de seis pisos inaugurada en 1953, custodiada por policías cubanos e instalada oficialmente en “territorio suizo”, pero a 150 kilómetros de las costas de Florida (EE.UU.).

En el edificio, cerrado en 1961 con la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países y reabierto en 1977 cuando decidieron crear sus respectivas secciones de intereses, trabajan unas 360 personas, tanto estadounidenses como cubanas, que se ocupan fundamentalmente de labores consulares.

Además de la reapertura de embajadas, poco ha trascendido sobre cuáles serán los primeros pasos que se darán en la normalización de sus vínculos diplomáticos, aunque analistas consultados por Efe coinciden en que lo sensato es empezar por lo más sencillo.

“Mi pronóstico es que los dos países van a querer empezar por lo fácil para poder tener varios acuerdos de cooperación firmados en un plazo corto”, afirmó a Efe el exdiplomático y académico cubano Carlos Alzugaray.

Para el analista, estos primeros acuerdos podrían fructificar en esferas en que los dos países comparten intereses, como el medio ambiente, la prevención de desastres naturales, la salud y la lucha contra el narcotráfico.

Los temas que parece que de momento van a quedar en el tintero son los relativos a las libertades políticas y derechos humanos, asuntos espinosos que pueden provocar fricciones al inicio del diálogo y que se dejarán para futuros encuentros.

“No se puede esperar que Cuba se convierta de la noche a la mañana en un modelo de democracia. Sería ilusorio esperar que el Partido Comunista de Cuba se comprometa con el respeto a los derechos humanos universales tal y como están concebidos en los convenios internacionales”, apunta el analista Arturo López-Levy.

Para centrarse en las negociaciones diplomáticas, Jacobson, que permanecerá en Cuba hasta el sábado, ha delegado en su número dos, Edward Alex Lee, el diálogo migratorio; que hasta el momento era el principal foro bilateral de contactos entre ambos países,

Las conversaciones migratorias comenzaron en 1995 para evitar la emigración clandestina tras la conocida como “crisis de los balseros” de 1994.

En la capital cubana ya está todo preparado para esta reunión histórica, para la que ya están acreditados más de 130 periodistas que vienen a cubrir este evento de otros países, que se suman a los medios internacionales radicados de manera permanente en la isla.

Las reuniones tendrán lugar en el Palacio de Convenciones, donde se ha habilitado una sala de prensa con conexión wifi y puntos de directo para las televisiones, un despliegue tecnológico notable para un país donde la tasa de penetración a internet es una de las más reducidas del mundo.

Como antesala a estos encuentros, ayer culminó en La Habana una visita de tres días de un grupo de legisladores estadounidenses, con el veterano senador demócrata Patrick Leahy al frente, que mantuvieron una reunión con el canciller Bruno Rodríguez, en la también estuvo la propia Josefina Vidal.

Se vieron además con representantes de la sociedad civil, con el cardenal Jaime Ortega y con funcionarios de áreas como la agricultura, la tecnología o las comunicaciones, asuntos en los que antes se pueden ver acuerdos entre ambos países.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.