COMPARTE
José Botello Wilson || josebotellowilson@hotmailcom

Podemos tener comportamientos de baja autoestima, viviendo momentos sin rumbo, tendentes al autosabotaje y a la inconsciencia, pero no podemos confundir esos momentos cuando esa forma de vida es permanente. La relación social nos obliga a constantes readaptaciones. En ciertas circunstancias, nuestro sentido de valor personal y de confianza en las propias capacidades pueden verse afectados y hacernos creer que vivimos a merced de las contingencias.

En esos momentos la confusión, la impotencia y la frustración producidas por el no logro, nos lleva a dudar de nuestro poder creador, de la capacidad natural de restablecernos, y es entonces cuando optamos por crear y a veces sostener conductas autodestructivas, lejanas al bienestar generado por la Autoestima, es decir, por la consciencia,  el amor incondicional y la confianza en uno mismo, eligiendo la desconfianza, la irresponsabilidad, la incoherencia, la inexpresividad, la irracionalidad, la inarmonía, la dispersión, la insconstancia y la rigidez. Son comportamientos tipicos de los individuos con baja autoestima: Mentir, llegar tarde, irrespetar a las personas, actuar con indiferencia, creerse superior, descuidar el cuerpo y la imagen, negarse a ver otros puntos de vista, negarse a la intimidad emocional, vivir aburrido, resentido o asustado, desconocer, negar o inhibir los talentos, vivir de manera ansiosa y desenfrenada, desarrollar enfermedades psicosomáticas, improvisar la vida, pudiendo planificarla; negarse a aprender, idolatrar a otras personas, asumir como estados habituales la tristeza, el miedo, la rabia y la culpa. Tener y conservar cualquier adicción, negarse a la sexualidad, incapacidad para manejar los momentos de soledad, quejarse, perder el tiempo en acciones que no nos benefician. Manipular a los demás, culparse por el pasado, actuar agresivamente, autodescalificarse. Envidiar, actuar tímidamente, dar compulsivamente para ganar aprobación. Invadir el espacio de otros sin autorización, celar de manera desmedida a amigos o a la pareja, compulsión por obtener títulos académicos y dinero.

También incapacidad para expresar los sentimientos y emociones. Maltratar a los hijos en vez de optar por comunicarnos; denigrar de uno mismo y de los demás. Sostener relaciones con personas conflictivas que te humillen y maltraten. ¡Obsérvense y  mejoren!




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.