COMPARTE


La cumbre de Veracruz está centrada en la educación, cultura e innovación. (Foto AFP)

La Cumbre Iberoamericana de Veracruz (este de México) inició este martes su segunda y última jornada en la que debe definir cómo relanzar este decaído foro, en medio de importantes ausencias, como la de los presidentes de Argentina, Brasil, Venezuela y el cubano Raúl Castro.

México y España habían puesto mucho empeño en que el mandatario cubano asistiera por primera vez a una Cumbre Iberoamericana desde que asumió la presidencia interina de la isla en 2006.

Castro fue anfitrión el lunes en La Habana de una reunión entre la isla y los países de la Comunidad del Caribe (Caricom).

España, impulsor de este mecanismo de integración inaugurado en México en 1991, ha querido reactivar este foro aprovechando la presencia del nuevo rey Felipe VI y de Rebeca Grynspan, la nueva secretaria general iberoamericana.

Los mandatarios se encontraron en la mañana del martes para un retiro a puerta cerrada y posteriormente celebrarán una reunión sobre innovación para concluir la cumbre con un mensaje a los medios.

Preocupación por economía

La cumbre de Veracruz está centrada en la educación, cultura e innovación y tiene proyectado aprobar un programa de movilidad universitaria que se estima beneficiaría a unos 200.000 estudiantes hacia 2020.

Sin embargo, en la cita planea la sombra de la desaceleración económica de América Latina, que este año crecerá a un promedio de 1,1%, según proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esta tasa, muy alejada de las que producían envidia en otros continentes durante la crisis económica mundial, debe motivar a los países latinoamericanos a emprender urgentes reformas estructurales, dijo Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante la presentación de un informe en el marco de la cumbre.

“El coletazo, lo que nos está diciendo, es que todos hicieron los deberes y, como nosotros estábamos más contentos con los altos precios de las materias primas, no hicimos suficientes deberes”, dijo Gurría.

Un foro descolorido

A Veracruz arribaron mandatarios de 16 de los 22 países del mecanismo, cinco más que en la pasada cumbre de Panamá en 2013. Pero esta mayor convocatoria no ha podido eclipsar las ausencias de los jefes de Estado de países clave como Brasil y Argentina, ya previstas, y las de última hora de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

El presidente peruano Ollanta Humala no participó en la jornada del martes, habiendo viajado a Lima para asistir a la cumbre sobre el clima en esa capital.

Las bajas de esos mandatarios han respondido a razones diversas, pero suman una dificultad al relanzamiento de un foro que ha venido perdiendo interés frente a organismos regionales más recientes, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Este mecanismo integrador, que nació en Guadalajara en 1991 para impulsar la cooperación de España y Portugal con sus antiguas colonias, se reunirá cada dos años a partir de la cita de Veracruz.

Pese a la indignación sin precedentes que vive México, y que se contagió a otros países, la presumible masacre de 43 estudiantes en septiembre en el país anfitrión, no ha sido mencionada hasta ahora en la cumbre.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.