COMPARTE

No hubo maneras de mitigar las colas para comprar comida, medicinas o productos de primera necesidad en los municipios Guacara, San Joaquín y Diego Ibarra durante 2015. 

Las medidas tomadas por el Gobierno nacional fueron infructuosas al igual que los decretos y planes emprendidos desde las alcaldías. Las colas y la histeria por hacerse con un producto no cesaron ni un poco. 

De los tres municipios, Guacara fue el único que implementó un plan para erradicar el bachaqueo, denominado “Plan Municipal de Alimentación Comunal”, que consiste en el abastecimiento de los mercales con verduras, hortalizas, pollo y huevos, además de los comprendidos por la misma red. 

El mismo día en que se anunció el plan, el alcalde Gerardo Sánchez adelantó que trabajaba en una ordenanza municipal para darle condición jurídica a la lucha contra el bachaqueo. De esto no se supo más nada. 

El anuncio y desarrollo del plan municipal no bastó para calmar a los bodegueros de mercal en la jurisdicción, quienes protestaron en octubre por la falta de distribución de alimentos a las bodegas comunales. 

El 15 de septiembre el alcalde Rafael Ruiz decretó la prohibición de la venta de productos de la cesta básica e higiene personal a los buhoneros y pernoctar en las afueras de establecimientos comerciales públicos y privados, para garantizar el acceso de los productos a todos los diegoibarrenses y evitar las largas colas. Otra medida que no tuvo los resultados esperados. 

Al igual que como ocurrió en Guacara, el decreto que también busca combatir lo que el Ejecutivo nacional llama guerra económica y con el que se puede poner a la orden del Ministerio Público al que lo quebrante, no impidió la reventa de comida, pañales y otros artículos con sobreprecio. 

Este decreto perdió vigencia el 15 de diciembre. La alcaldía no informó si fue renovado o sufrió alguna modificación. 

En San Joaquín no hubo ordenanza, decreto ni ninguna otra medida informada a través de los medios de comunicación que al menos dejara constancia de la lucha contra el bachaqueo y las colas. 

José Martínez, presidente del Concejo Municipal, declaró en septiembre que la jurisdicción podría tener una ordenanza que rigiera esta materia o un decreto por parte del alcalde Charbel Attieh. Nada de esto se concretó. 

El edil informó en esa fecha que los consejos comunales definirían las estrategias y que Inspectores de la Sundde inspeccionaban para luchar contra la guerra económica. Tres meses después los mismos consejos comunales pedían al alcalde remover de sus puestos a estos verificadores por estar involucrados en presuntas irregularidades. (DSG) 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.