COMPARTE

EFE

La densidad de la madera,
la masa por superficie foliar y la altura máxima de los ejemplares explican por
qué un árbol es mejor competidor que otro en un mismo bosque,
según un estudio que publica la revista Nature.

El estudio presenta unos resultados generalizables a todo el mundo y para el
conjunto de las 53.000 especies de árboles identificados, gracias a la gran
cantidad de datos recabados.

Los hallazgos pueden tener aplicaciones en los campos de la gestión y la
explotación forestal, la conservación de la biodiversidad y en la fijación del
carbono por parte de los ecosistemas, señaló Josep Peñuelas, del Centro de
Recursos Ecológicos y Aplicaciones Forestales (CREAF-UAB) y del español Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Hemos comprobado que estas características funcionales influyen en la
capacidad de competir de los árboles y nos proporcionan la base para predecir
la dinámica y las interacciones entre las especies de árboles del mundo”,
indicó Peñuelas, uno de los participantes en el estudio.

En el estudio, en el que han participado cerca de 40 investigadores, se han analizado más de 3 millones de
árboles de 2.500 especies en 140.000 parcelas de todo el mundo.

Esa gran cantidad de datos permite hacer una generalización, de manera que el
estudio de las características de los árboles puede ayudar a comprender cómo se
relacionan las diferentes especies de plantas alrededor del mundo.

“Las especies con maderas más densas crecen más lentamente en espacios
abiertos pero toleran mejor la competencia en bosques más espesos”,
destacó Peñuelas.

El contraste entre las características que favorecen el crecimiento con y sin
competencia, permite la coexistencia de distintas estrategias evolutivas que
ayuden a explicar la gran diversidad de árboles en el mundo.

Según los investigadores, predecir
dinámicas e interacciones puede traducirse en beneficios económicos, ecológicos
y ambientales
.

Además, puede contribuir también al desarrollo de planes de conservación de
algunas especies, tanto de árboles como de otras especies que estén
relacionadas, como pueden ser otras plantas, animales u hongos.

“El hecho que la acumulación se haga en maderas más densas y
recalcitrantes ayuda a retirar más tiempo de la circulación atmosférica el CO2
fijado”, apuntó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.