COMPARTE

No importa si no quieren. Están obligados. Rehusarse significa que serán reubicados. Para los operadores de la planta potabilizadora Alejo Zuloaga, que surte de agua al área metropolitana de Valencia, cumplir con su trabajo es un desafío para sus vidas. “Están obligados a descargar las bombonas de gas cloro sin protección”, detalló una fuente, cuya identidad ha sido protegida por El Carabobeño.

Los camiones a veces llegan entre 12:00 a.m. y 1:00 a.m. No hay iluminación en la planta porque los reflectores están quemados. Las bombonas con gas cloro deben ser descargadas sin montacargas.  

Los trabajadores tampoco tienen guantes, cascos ni lentes. “Es una usurpación de funciones. Aunque son operadores, se les obliga a hacer un trabajo que no es suyo”. Ya la empresa que aportaba el montacargas no presta servicio. 

Los riesgos son potenciales, sostiene la fuente. 

La contaminación por gas cloro es gravísima. Si una de las bombonas sufriera una fuga al caerse, los operadores resultarían severamente lesionados. 

Los daños en pulmones, piel y cabello son una preocupación constante. 

Las comunidades aledañas de San Luis, en Tocuyito, también podrían sufrir por una fuga. Quienes han decidido levantar su voz están ahora fuera de la planta y cumpliendo horario en oficinas como represalia. (LAB)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.