EFE

Un grupo
internacional de científicos ha descubierto tres planetas de tamaños y
temperaturas similares a la Tierra
y que orbitan alrededor de una estrella enana
ultrafría a tan solo 40 años luz de la Tierra, anunció hoy el Observatorio
Austral Europeo desde su sede alemana de Garching.

Los astrónomos hicieron este
hallazgo tras detectar a través del telescopio TRAPPIST, instalado en el
Observatorio La Silla (Chile) que esta estrella se desvanecía a intervalos
regulares, lo que significa que varios objetos pasaban entre ella y la Tierra.

Según los astrónomos, la estrella
TRAPPIST-1, que se encuentra en la constelación de Acuario (El aguador), es una
estrella enana débil, más fría y roja que el Sol, y de un tipo muy común en la
Vía Láctea, pero se trata de la primera vez que se descubren planetas
gravitando a su alrededor.

Los hallazgos de este estudio,
que publica la revista Nature, son defendidos con entusiasmo por Emmanuël
Jehin, uno de los científicos involucrados -“se trata de un cambio de
paradigma”- y por Julien de Wit, del MIT (Instituto de Tecnología de
Massachussetts, EEUU) -“es un paso gigante en la búsqueda de vida en el
Universo”-.

“Si queremos encontrar vida
en otros lugares del Universo, ahí es donde debemos comenzar a buscar”,
explicó el responsable del equipo de astrónomos, Michaël Gillon, del Instituto
de Astrofísica y Geofísica de la Universidad de Lieja, Bélgica.

Determinar el tamaño de estos tres
planetas ha sido posible gracias a aparatos ópticos más grandes, como el
instrumento HAWK-I, instalado en el telescopio de largo alcance (VLT, por sus
siglas en inglés y de ocho metros), situado en el Observatorio La Silla.

Con este estudio se ha constatado
que del trío de planetas, dos de ellos tardan 1,5 y 2,4 días respectivamente en
completar su órbita, mientras que el tercero emplea entre 4,5 y 73 días.

La consecuencia de estos períodos
orbitales tan cortos es que “los planetas están entre 20 y 100 veces más
cerca de su estrella que la Tierra del Sol”, explicó Gillon.

Paradójicamente los dos planetas
más cercanos reciben solo cuatro y dos veces la radiación que recibe la Tierra,
mientras que el tercero, exterior, probablemente reciba menos que la Tierra.

Actualmente están en construcción
varios telescopios gigantes con los que De Wit confía poder estudiar estos
planetas y su atmósfera, “primero en busca de agua y luego de trazas de
actividad biológica”.

El ESO espera abrir una nueva vía
para la caza de exoplanetas que pudieran ser habitables, “primos” de
la Tierra con condiciones similares, como los descubiertos con este estudio.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.