COMPARTE


Carlos Larrazábal, segundo vicepresidente de Fedecámaras. (Foto Archivo)

Dayrí Blanco

La crisis que atraviesa el sector productivo en el país se comenzó a gestar en 1998. Desde ese año las industrias han reportado una caída del 40%. De 11 mil 200 empresas registradas para ese entonces, hoy solo se pueden contar siete mil, (cuatro mil 200 han cerrado). Carabobo tiene un porcentaje importante en esa cifra.

La política cambiaria agudiza el problema. Las consecuencias se reflejan en el desabastecimiento que ya ronda el 30% por más de seis trimestres consecutivos, y en los índices de inflación que cerrará el 2014 en 70%.

El sector manufacturero, que representaba el 18% del Producto Interno Bruto (PBI) hace 16 años, desde 2013 apenas aporta el 13.9%. Las exportaciones petroleras han aumentado, pero las reservas internacionales sufren un descenso sin precedentes porque las importación desenfrenada de productos terminados agota todos los recursos que entran al país y aniquilan la producción nacional.

El desempleo ha aumentado. Un 47% de los trabajadores está en la informalidad, muchos de ellos pertenecían a alguna empresa privada. El empleo formal que ha experimentado un incremento es el que aglomera el sector público que, a finales de la década de los 90, tenía 900 mil puestos de trabajo, hoy ese número ha llegado a dos millones 600 mil. Se trata de empleos que no son productivos sino que forman parte de la burocracia pública.

Son números alarmantes que dio el segundo vicepresidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, durante la instalación del Foro Social Carabobo. En el evento participaron representantes de la Asociación de Ejecutivos del Estado Carabobo, el Observatorio Venezolano de las Autonomías, la Universidad de Carabobo, Cámara de Comercio de Valencia, Cámara de Industriales del Estado Carabobo, Cámara de Pequeños y Medianos Industriales y Artesanos de Carabobo (Capemiac), Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess), Ateneo de Valencia y la Alcaldía de Naguanagua.

La dolencia de la falta de inversión y la crisis económica la sufre el venezolano a diario. Larrazábal indicó que en el sector manufacturero se advirtió hace varios años que esto sucedería. Ahora se están viendo las consecuencias. La población que antes podía ir a un supermercado y tenía 15 o 20 marcas de un mismo producto para elegir, ahora debe comprar lo que consigue. Antes no se sufría de cortes de luz y hasta la zona industrial de Carabobo ha vivido días sin electricidad y, por ende, sin producción.

Pymes sin capacidad de inversión

En Carabobo hay empresas que están paralizadas desde hace dos meses por falta de materia prima. En Aragua, que es un estado industrial fundamental, se repite el mismo panorama, y mientras no se establezca una política cambiaria que establezca un flujo efectivo de divisas que cree confianza, y no se desmonten las trabas que existen para la producción nacional, esta será una realidad sin reversa.

Víctor Zerpa Barrios, presidente de Capemiac, detalló la situación que están viviendo sus 580 agremiados, quienes tienen meses haciendo esfuerzos para seguir produciendo y garantizarle estabilidad económica a sus trabajadores.

Las industrias grandes están invirtiendo en mantenimiento de sus maquinarias debido a que no cuentan con divisas para cambiarlas y renovar sus sistemas tecnológicos. Pero las más afectadas son las pequeñas y medianas empresas (pymes). El 40% no está invirtiendo ni siquiera en mantenimiento y está trabajando en menos de la mitad de su capacidad instalada.

Mientras no se tomen medidas concretas no se tendrán resultados. Una empresa pequeña que se para por falta de materia prima tarda meses para volver arrancar y poner sus equipos en operación.

Las pymes hacen inversiones a largo plazo que requieren de un esfuerzo de sus accionistas, trabajadores y proveedores. Ninguna empresa quiere cerrar y están haciendo todo lo posible por mantenerse operativas, mientras las condiciones económicas se lo permitan. “Hasta que no haya una política cambiaria concreta que nos pueda facilitar la inversión no habrá recuperación, ni se podrá importar para reponer equipos”.

Zerpa Barrios recordó que antes el país exportaba pollo a la Comunidad Andina de Naciones. El Estado debe enrumbarse otra vez hacia ese norte, tiene que crear políticas de desarrollo que favorezcan al sector productivo del país. Venezuela debe tener capacidad de exportación para poder generar empleos, bienestar y progreso.

10 años para volver a crecer

El segundo vicepresidente de Fedecámaras presentó una propuesta de las políticas públicas y consensos sociales que se deben realizar para poder retomar la ruta al crecimiento económico y lograr un nivel de desarrollo en 10 años como lo hizo Brasil, que en una década pasó de tener una hiperinflación a contar con tasas de crecimiento continuo.

Se trata de una visión de país a lograr en el 2025. Venezuela tiene todos los recursos para hacerlo pero bajo políticas públicas y acuerdos sociales correctos. Larrazábal dijo que el camino hacia el que va el país no es el adecuado. El modelo que se ha aplicado ha fracasado, y para el bienestar de la sociedad hay que tomar rectificaciones de fondo que involucren los sectores cambiario, monetario, fiscal y laboral.

Fedecámaras y Conindustria están trabajando en conjunto, para presentar propuestas concretas en torno a las políticas que deben tomarse para que se recupere la senda de crecimiento. “Estamos planteando una visión para el 2025 y para eso se deben tomar decisiones en este momento. El problema es grave y la recuperación no será a corto plazo. Pero mientras más se tarde el Gobierno en tomar decisiones, más tardía se dará una solución”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.